Físicos atmosféricos desarrollan en el superordenador Caléndula un modelo de predicción más eficaz

El sistema de observación se basa en un sondeo vertical realizado en la atmósfera cada 2:30 minutos, según explica en su último número la revista corporativa Caléndula. Esta prospección permite añadir más información a la que se tiene de la situación meteorológica, por lo que añade más precisión en la predicción. El proyecto forma parte del Plan Nacional de Investigación y permite conocer tanto la temperatura como la humedad de espacios situados entre los 300 y los diez kilómetros de altura. El nuevo sistema de observación se basa en la tecnología del radiómetro, un instrumento utilizado para detectar y medir la intensidad de energía térmica.

El trabajo de campo de los físicos atmosféricos de la Universidad de León comienza con la interpretación de los datos de diferentes satélites meteorológicos y de radares atmosféricos. Estas tecnologías proporcionan un abanico de información que hace posible la predicción meteorológica en las siguientes horas: presión atmosférica, altura de la toma de los datos, temperaturas, circulación atmosférica… A partir de esta información, el Grupo de Física Atmosférica, que dirige José Luis Sánchez, elabora un diagnóstico y describe las áreas en las que piensa que se van a producir precipitaciones. Para este proceso, la aportación del superordenador Caléndula es fundamental. La supercomputadora trabaja en la caracterización, la primera fase de la predicción meteorológica. Para ello, un desarrollo crea una gran ecuación que permite establecer de forma matemática el estado atmosférico de los datos recogidos por los anteriores dispositivos. Para la predicción se emplean modelos teóricos y numéricos.

El proyecto de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) tiene un carácter internacional, ya que el grupo de científicos cuenta con técnicos en Sudamérica y África, que le reportan más información sobre la situacion de la atmósfera en estos continentes. La colaboración con la Fundación del Centro de Supercomputación de Castilla y León ha permitido que los tiempos de análisis de datos se optimicen y los resultados se obtengan de una manera más rápida.

El Grupo de Física Atmosférica cuenta con un importante bagaje investigador. Además de esta investigación trabaja con el Centro Hidrológico del Duero, tiene una asesoría que le permite buscar socios para nuevos proyectos de I+D+i, ha desarrollado un modelo sobre nieve que está entre los más cualificados y tecnologías de información del ciclo del agua.

- Advertisement -

http://www.dicyt.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés