Actualizar

miércoles, febrero 8, 2023

Ganadería concede ayudas por casi 1,2 millones € para fomentar sistemas de producción de razas ganaderas autóctonas

Estas ayudas se dirigen a conseguir una producción ganadera que promueva la conservación y mejora del medio ambiente y el entorno rural; ayude a la conservación y mejora de la raza ganadera autóctona explotada; que se realice en adecuadas condiciones de higiene y bienestar animal; y que garantice una sanidad animal adecuada y una alimentación del ganado fundamentada en recursos naturales.

   Dichas subvenciones se conceden al amparo de la Orden por la que se regularon las bases de un régimen de ayudas para el fomento de sistemas de producción ganaderos con razas ganaderas autóctonas en explotaciones de Cantabria y se convocaron para el año 2010.

   Según la documentación consultada por Europa Press, dichas ayudas oscilan entre los 6.000 euros y los 3.106 que es la mínima concedida a un beneficiario, si bien las más numerosas son las de la primera cuantía (concedida a 82 beneficiarios) y las que superan los 4.000 euros.

   Según destaca la Orden en la que se enmarcan estas ayudas, la cría en pureza de razas autóctonas constituye una condición necesaria para asegurar la reposición de los rebaños con animales de alta calidad y además en un mercado muy profesionalizado, los animales inscritos en los libros genealógicos alcanzan un valor económico mayor, contribuyendo, por una parte, a aumentar los beneficios derivados de su comercialización, y de otra, a estimular la recría de animales selectos con lo que se consigue mejorar el proceso de selección y prestigiar la labor de los ganaderos.

   Señala no obstante que el sistema de cría en pureza de razas autóctonas, «cuyo patrimonio genético hay que preservar», supone en algunos casos una pérdida de rentas por sus bajos rendimientos, y que de alguna forma se debe de compensar. Por otra parte –añade– es necesario, igualmente, promocionar su cría por estar muy aclimatadas y tener una elevada capacidad para el óptimo aprovechamiento de los recursos naturales.

   A pesar de ello, la Orden destaca que los censos inscritos en los libros genealógicos de las Asociaciones de Ganaderos de Razas Puras no reflejan el incremento que sería deseable e incluso en algunas ocasiones se aprecia una disminución de los efectivos registrados anualmente, y por otra parte también se asiste a importantes cambios en la demanda de alimentos por el consumidor, quien cada día más expresa su preferencia hacia productos «no ya de la mayor calidad, sino hacia aquellos que la tengan contrastada e incluso esté adornada con aspectos diferenciadores respecto a otros más convencionales».

   Por ello señala que las administraciones públicas han comenzado a estimular la respuesta del sector productor con esfuerzos encaminados a la aplicación de estos nuevos criterios que, en el caso de la ganadería, se traducen fundamentalmente en la mejora racial de la cabaña ganadera mediante el fomento de razas autóctonas y sistemas extensivos de producción bajo parámetros de respecto al entorno natural y al bienestar animal.

   Así –añade– los ganaderos están reorientando sus sistemas de producción hacia formas que mejoran las condiciones de higiene y bienestar animal y de preservación del medio ambiente, integrándose paulatinamente en alguno de los sistemas de calidad diferenciada agroalimentaria protegidos por la vigente normativa legal, tales como las Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen Protegidas, la ganadería ecológica, la producción ganadera integrada o las especialidades tradicionales garantizadas.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés