Actualizar

lunes, enero 30, 2023

Un ejemplar de hojas aterciopeladas, la sinningia

Este ejemplar pertenece a la especie de las gesneriáceas y es oriundo de Brasil. Vegeta bien en climas templados y húmedos y en suelos bien drenados y precisa muchas atenciones. Estos tubérculos se pueden disfrutar tanto en interior como en exterior, aunque en esta última ubicación deberán estar protegidos de la lluvia y el viento. Se siembra el tubérculo a principios de primavera, enterrándolo a ras de la tierra para que el bulbo asome un poco.

Requiere riegos regulares, en los que sus delicadas flores y hojas no resulten mojadas, por lo que es recomendable regar desde abajo, sobre el sustrato, procurando mantener éste siempre húmedo. Para comprobar la humedad del sustrato bastará con palparlo con la palma de la mano, si apenas notamos humedad será recomendable regarlo. Asimismo, la sinningia requiere mucha humedad ambiental, pero como sus pétalos aterciopelados no tolera la pulverización. Por tanto, deberemos colocar el tiesto del ejemplar sobre un plato con gravilla lleno de agua.

Para su buen desarrollo es recomendable situarla en zonas soleadas y muy luminosas, en las que los rayos no incidan directamente sobre ella.

www.consumer.es – EROSKI

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés