El Índico puede absorber el triple de nitrógeno del aire que el Atlántico

Así, señalan que este nutriente es clave para que el fitoplancton crezca, realice la fotosíntesis y cumpla su función de captación de dióxido de carbono (CO2) del aire. Además, los microorganismos que forman el fitoplancton retienen casi tanto CO2 como las plantas terrestres, y por tanto, son fundamentales para la regulación del clima.

   El pasado 11 de febrero, el Hespérides partió de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) rumbo a Australia para dar inicio a la primera campaña oceanográfica española en el Índico. El próximo domingo, 13 de marzo, el buque culminará en Perth, en el extremo suroeste de Australia, la cuarta de las ocho etapas de la expedición, liderada por el  investigador del CSIC Carlos Duarte y en la que participan más de 400 científicos de todo el mundo.

   En este sentido, los investigadores han observado altas concentraciones de silicato en las muestras de agua recogidas en el Índico desde la superficie hasta los 4.000 metros de profundidad. El investigador del CSIC y jefe científico de esta etapa a bordo del Hespérides, Jordi Dachs, ha indicado que «han encontrado concentraciones de silicato tres veces más altas que en el Atlántico».

   Igualmente, ha explicado que «esto es significativo porque el silicato es un elemento esencial para el crecimiento de una especie de microalgas, las diatomeas, que cumplen un papel clave en la fijación de nitrógeno». De hecho, los científicos han capturado numerosas diatomeas Rhizosolenia en la columna de agua que va desde la superficie hasta los 100 metros de profundidad.

- Advertisement -

   Este género tiende a asociarse con una cianobacteria fijadora de nitrógeno para poder producir materia orgánica con la que construir sus células. «El hecho de que la concentración de silicato en esta zona del Índico sea superior a la de otros nutrientes como nitrato y fosfato favorece las asociaciones de diatomeas con bacterias fijadoras de nitrógeno», explica Dachs.

   Durante las más de cuatro semanas que ha durado la navegación desde Ciudad del Cabo, los científicos han realizado prospecciones del ecosistema del océano hasta 4.000 metros de profundidad con redes, botellas de muestreo, sondas y otros instrumentos en 24 puntos. Un total de 4.000 muestras han servido para estudiar la concentración de CO2 en el agua y analizar el vapor de agua atmosférico.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés