Liberado en el entorno del río Guarrizas un lince procedente de Sierra Morena

Después de haber pasado la época de celo, hay indicios de que la hembra pueda estar preñada, por lo que es necesario sacar el macho de la zona para que no moleste a la hembra durante la gestación, el posible parto y los dos primeros meses tras el nacimiento de los cachorros. Tras este plazo, según ha explicado la Junta de Andalucía en un comunicado, la madre y las crías también serán totalmente liberadas al medio natural.

   Los dos ejemplares proceden de la población de Sierra Morena y pasaron los pertinentes controles veterinarios y cuarentena antes de ser llevados a los cercados. Si la hembra efectivamente estuviera gestando, se prevé el nacimiento de los cachorros en el mes de abril.

   El procedimiento seguido es el mismo que el utilizado en años anteriores en las experiencias realizadas en el entorno de río Guadalmellato, en Córdoba. Es decir, la suelta blanda, consistente en la liberación de ejemplares por parejas dentro de cercados de adaptación, durante el tiempo necesario para que los linces establezcan su territorio, en el periodo de celo, y liberarlos posteriormente al medio natural para que no molesten a las hembras y evitar interacciones negativas con los posibles cachorros.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés