Actualizar

miércoles, febrero 8, 2023

Greenpeace pide un cambio en las políticas de gestión de los eucaliptales para solucionar el problema histórico con este árbol

Ante esta situación, la organización ecologista exige tanto a las administraciones  responsables como a las empresas implicadas en la gestión de plantaciones de eucalipto mayor responsabilidad y compromiso para poner fin a la conflictividad histórica de este árbol en la península Ibérica.

“Hoy en día el eucalipto ha asumido un papel relevante en el cuadro de la actividad económica española y portuguesa”, ha reconocido Miguel Ángel Soto, coautor del informe y responsable de la Campaña de Bosques de Greenpeace, “pero 50 años después del comienzo de su cultivo masivo en la Península aún sigue siendo objeto de conflictos por lo que ha llegado el momento de encontrar las soluciones entre todas las partes implicadas”.

El informe, elaborado por Miguel Ángel Soto y Xosé Veiras, ha contado con la colaboración de numerosos colectivos ecologistas y expertos de diversas universidades españolas lo que ha permitido realizar un análisis del papel del eucalipto en la economía de algunas regiones y recorrer la historia de esta especie en la península Ibérica desde su introducción hasta hoy. El estudio también examina el fracaso de las políticas forestales y los errores políticos que han llevado a que España y Portugal tengan el 53% de la superficie mundial de Eucalyptus globulus. Finalmente, el informe documenta la presencia de eucaliptos en espacios protegidos y sus impactos ambientales.

“Los problemas causados por la expansión masiva y desordenada de las plantaciones de eucalipto en la península Ibérica están bien documentados en la literatura científica”, ha manifestado Xosé Veiras, biólogo y coautor del informe. “La pérdida de  biodiversidad ha sido el principal efecto negativo de los eucaliptales, que en muchos casos también han degradado el suelo y reducido la disponibilidad de agua”.  

“Para que el eucalipto deje de ser motivo de confrontación es necesario huir de posiciones irreductibles a favor o en contra del eucalipto”, ha declarado Serafín González, de la Sociedade Galega de Historia Natural. “Pero es imprescindible que la administración pública se decida a ordenar este sector y que el sector privado se comprometa con las mejores prácticas forestales posibles”.

Los principales problemas asociados a la falta de políticas públicas de ordenación del territorio y modelos de gestión forestal obsoletos quedan reflejados en ejemplos como:

  • Los impactos ambientales negativos del modelo de gestión de estos cultivos, con problemas graves en el caso de los aterrazamientos.
  • La presencia y expansión del eucalipto dentro de los espacios naturales protegidos.
  • El problema de los límites físicos del territorio para acoger más plantaciones de eucalipto.
  • La incapacidad de los diferentes instrumentos de planificación (planes forestales, de usos del suelo, territoriales, de ordenación de los recursos naturales, etc.) de  realizar una correcta ordenación y diversificación de los usos forestales.
  • La monopolización de la política forestal y la marginación del sector del aserrío.
  • La proliferación de plagas y enfermedades procedentes de Australia y el descenso de la productividad de las plantaciones.
  • El estancamiento del precio de la madera de eucalipto.
  • El desajuste entre oferta y demanda de madera de eucalipto.
  • Las nuevas demandas de cultivo de eucalipto para biomasa.

Para intentar poner fin a décadas de conflicto, el pasado día 16 de marzo más de 20 organizaciones de conservación y ecologistas de ámbito nacional y de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco presentaron el manifiesto Una Visión Común sobre la conflictividad de las plantaciones de eucalipto [2], una hoja de ruta para acabar con la polémica asociada a estas plantaciones.

Greenpeace

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés