Actualizar

lunes, enero 30, 2023

Hallan el fósil de un reptil que padecía infección de muelas

El trabajo, publicado en la revista ‘Naturwissenschaften’, destaca que se han encontrado daños en los huesos del reptil que se deberían a una infección oral consecuencia de la adaptación de los reptiles a vivir en la tierra. Además, apunta que es la infección oral más temprana hallada hasta el momento, ya que no se tiene constancia de esta dolencia en vertebrados anteriores a los 200 millones de años.

   El director de la investigación, Robert Reisz, ha señalado que este fósil «puede ampliar las comprensión de las enfermedades dentales» a las que se han enfrentado las especies durante su evolución y que «revela las ventajas y desventajas que han superado ciertas criaturas para alimentarse de carne y plantas». De hecho, para Reisz esta transformación es similar a la que ha vivido el ser humano que, «al ritmo de su evolución ha aumentado también su susceptibilidad a infecciones orales».

   Los investigadores estudiaron las mandíbulas de varios ejemplares bien conservados de ‘hamatus Labidosaurus’, un reptil terrestre de 275 millones de años de edad de América del Norte. Una muestra destacó por una erosión en el hueso de la mandíbula y la falta de dientes, lo que, tras las investigaciones de los expertos se relacionó con una infección masiva.

   Así, para Reisz este reptil había perdido la capacidad de reemplazar los dientes, no era capaz de adaptarse a su nueva vida, por lo que la probabilidad de infecciones de la mandíbula aumentaron considerablemente. «La exposición prolongada de la cavidad pulmonar de los dientes muy desgastados o dañados a las bacterias orales fue mucho mayor que en otros animales que rápidamente sustituyen los dientes», ha apuntado.

   Finalmente, el científico señala que la susceptibilidad humana a la infección por vía oral tiene muchos paralelismos con la de los antiguos reptiles. «Los hallazgos sugieren que el sistema humano de tener sólo dos juegos de dientes, los de leche y los permanentes, a pesar de su capacidad de masticar y procesar diferentes tipos de alimentos, es más susceptible a la infección que la de nuestros antepasados que tenían un ciclo continuo de sustitución de dientes», concluye.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés