Actualizar

miércoles, febrero 8, 2023

Mar, yo tampoco me bajo del barco

Y al final lo fue… durante muchos años. Lo era antes sin saberlo y lo fue ya para toda la vida.

También ese mismo día nos decía: «Oye, que dejo de trabajar en Greenpeace pero que no me bajo del barco, ¿eh?».

¿Cómo iba a hacerlo si ella sabía muy bien lo que es respetar la vida y respetar a las personas? ¿Cómo no iba a saber de respetar el planeta? Tan grande era su compromiso que comprendió los cambios que afectaron a su trabajo en Greenpeace.Sabía que de esa manera se podría llegar a más lugares… y eso era lo importante.

Greenpeace perdió ese día una trabajadora comprometida pero hoy todos hemos perdido a una gran persona, porque Mar ha muerto.

Ya no veremos sus sonrisas «a pesar de todo», ni sentiremos la calidez de estar a su lado, ni la paz de «aquí no me juzgarán» o la fuerza poderosa de la dignidad.

Pero nos acordamos de ella y de sus enseñanzas, y eso llena un hueco muy importante del alma. Es su estímulo, para que, de ese modo, todos/as nosotroa/as también podamos decir: “Oye, que no vamos a dejar este barco, ¿eh?”.

¡Gracias por ser tan grande!

Mar, te queremos.
Firmado: tus compañeros

http://www.greenpeace.org/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés