Actualizar

miércoles, febrero 8, 2023

La Junta de Extremadura entrena un equipo canino dentro de su estrategia contra el uso ilegal de cebos envenenados

El director general del Medio Natural, Guillermo Crespo, ha informado, en rueda de prensa, de la creación de este equipo, que empezará a moverse por los campos extremeños a partir del próximo 15 de septiembre, y de la propuesta de dicha estrategia para su aprobación en la Comisión de Ecotoxicología que se ha celebrado este miércoles en Mérida.

   Guillermo Crespo ha explicado que los tres perros son propiedad de la Junta de Extremadura, que contratará a un guía especializado para el equipo canino, dotado de unos vehículos especiales con remolques adaptados y que puedan tener acceso a caminos y a las zonas habituales donde pudieran encontrarse cebos envenenados.

   Los perros irán a cualquier lugar donde exista la sospecha de que pudiera haber veneno, ya que las zonas donde se produce esta práctica «pueden ir variando» y en ocasiones se detectan «envenenamientos accidentales» que «no deberían ser catalogados como tal».

   Asimismo, ha precisado que la estrategia contra el uso ilegal de cebos envenenados permite sistematizar la información de dónde, cuándo y en qué circunstancias se producen estas situaciones, así como hacer mapas «fácilmente visibles» y analizables de dichos envenenamientos, para actuar frente a ello con protocolos «especiales».

   «Se trata de una estrategia que va a hacer un trabajo muy importante en la localización, información y posteriormente en la divulgación ante quienes potencialmente pudieran estar en zonas de riesgo usando veneno en el medio natural, y por tanto es una tarea divulgativa, educativa, para evitar, para prevenir», ha dicho.

   El director general ha precisado que si fracasara la prevención, la estrategia establece unos protocolos que «obligan a atacar» y perseguir estas «infracciones penales», como la coordinación en las distintas administraciones.

   De esta manera, intervendrán la Guardia Civil a través del equipo del Seprona, la fiscalía de Medio Ambiente y las demás administraciones, «Agricultura especialmente», así como el servicio de caza y todos lo que pudieran ser «partes afectadas» que «normalmente» trabajan en materias de veneno en el Medio Natural.

48 ANIMALES EN 18 PUNTOS

   Guillermo Crespo ha destacado que en 2010 Extremadura ha registrado 48 animales envenenados en 18 puntos, y que estas cifras son en torno a un 15 ó 16 por ciento «menores» que el año anterior, si bien ha considerado que «no hay que bajar la guardia» porque se trata de una práctica «absolutamente peligrosa».

   En concreto, los animales envenenados han sido 27 buitres leonados, cinco buitres negros, tres alimoches, dos milanos reales, dos ratoneros, un gato montés, seis perros y tres gatos domésticos.

   «Si dentro de esos 18 lugares se da en un área de concentración de menos de cinco kilómetros en varios emplazamientos, es que en esa zona todavía quedan restos de esta conducta ilegal, y es probablemente por donde empezaremos –la estrategia–«, ha señalado.

   Crespo ha indicado que en Extremadura no hay una tradición «tan fuerte» del uso del veneno, pero que en los últimos años se había notado un cierto crecimiento de esa actividad, con un mayor número de casos de envenenamiento en el Medio Natural, y que «la preocupación» ha dado como resultado la creación de esta Comisión de Ecotoxicología.

   «El problema de los venenos es que con que falles una vez, te puedes haber cargado una joya viva que quedan pocas en el mundo, y no podemos fallar, por eso la persecución es automática», sostiene.

   Además, ha recordado que en estos momentos la región está en fase de reintroducción a futuro del lince, por lo que hay que hacer un trabajo «excelente» y «no asumir riesgos, evidentemente, tampoco con el veneno», que «normalmente» se utiliza para el control de depredadores, según ha indicado.

   Crespo ha añadido que esta estrategia crea unas figuras «muy importantes» para la Junta, que son las explotaciones cinegéticas o ganaderas «voluntarias», que se adhieren a ella con la obligación de vigilar sus propios terrenos para que no haya venenos, y que contarán con una identificación de su colaborando en la lucha contra los venenos ilegales.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés