Actualizar

miércoles, febrero 1, 2023

Rusia abre la puerta a la industria espacial española

Con motivo de la Semana del Espacio del Año Dual hispano-ruso (2011) y durante un acto en el que representantes de la industrias espaciales de Rusia y España han presentado los nuevos avances en cooperación espacial, Savaliev ha señalado que una de estas colaboraciones se está llevando a cabo en el sondeo remoto de la Tierra para monitorizar desastres naturales como los incendios forestales, lo que supone «beneficios mutuos».

   También ha apuntado que Rusia y España han firmado este jueves un memorando sobre la participación española en las tareas de monitorización de los desastres naturales, un proyecto en el que participan 35 países.

   Asimismo, ha advertido de que hacen falta cohetes que lleven la carga útil al espacio debido a que España quiere enviar este tipo de naves, al tiempo que ha ofrecido la ayuda rusa para conseguir esta tarea. También ha citado la aportación española al proyecto ‘Mars 500’ y ha dicho que hay un potencial de colaboración en la navegación espacial por medio del ‘Proyecto Galileo’ que está desarrollando la Agencia Espacial Europea y un proyecto similar ruso.

   Por su parte, el cosmonauta español Pedro Duque ha afirmado que en los últimos 25 años «España ha incrementado su capacidad en los programas de la Agencia Espacial Europea, donde hay una serie de áreas industriales en las que España puede competir con cualquiera de los países europeos».

   Además, Duque ha recordado la colaboración entre ambos países a través de esta agencia y ha comentado que «existe la posibilidad de que España y Rusia trabajen juntos si el Gobierno español quiere». «Que la industria española se alíe con la rusa es una tercera vía y nada descabellada en ciertas áreas específicas», ha asegurado.

   En este sentido, el jefe del Departamento de Industria de la Ciencia y el Espacio del Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), Jorge Lomba, ha citado como ejemplos de estas áreas la aportación española de instrumentos ultravioleta y la realizada al World Space Observatory, que asciende, según ha dicho, a 30 millones de euros.

   Por otro lado, Savaliev ha apuntado que en 2014 debe arrancar el Observatorio Mundial Ultravioleta y que los científicos aseguran que «este proyecto será muy demandado por la comunidad científica internacional tras el final de las misiones del Hubble».

   Asimismo, ha comentado que el lanzamiento de la Soyuz desde la Guayana Francesa está previsto para el próximo mes de octubre, cuando se enviarán al espacio dos satélites Galileo, mientras que el lanzamiento del cohete Angará tendrá lugar en 2013 desde un cosmódromo ruso y el Rus-M «podrá enviarse automáticamente entre 2015 y 2016» aunque habrá que «esperar al menos hasta 2018 o 2020» para que sea pilotado.

LA LUNA

   Por otra parte, el director de la empresa rusa TnNimash, G.G. Raikunov, ha asegurado que «la Luna puede ser un polígono para realizar investigaciones científicas porque todavía no está explorada». «Allí se puede observar el espacio sin la barrera atmosférica y permite colocar radares. También puede ser un punto de partida para viajar a otros planetas», ha dicho.

   Además, Savaliev ha incidido en la importancia que tiene la colaboración internacional en la política espacial y ha destacado la Estación Espacial Internacional como el proyecto de colaboración más amplio entre Estados Unidos, Rusia, Japón y los países miembros de la Agencia Espacial Internacional.

   En este sentido, ha defendido que «cada país puede aportar su grano de arena y que el liderazgo espacial, aunque es un tema polémico, no es importante». En lo referido a China, Savaliev ha dejado la puerta abierta a que el país asiático participe en este proyecto, aunque ha recordado que «de momento, China tiene su propio programa y sus propios objetivos».

   Finalmente, ha reconocido que Rusia está trabajando para lanzar al espacio propulsores nucleares «porque es un proyecto que tiene rango presidencial» y que enviar una nave tripulada a Marte «es un proyecto muy lejano» todavía, porque para poder viajar y trabajar allí «hacen falta entre 400 y 700 toneladas de energía y una potencia de 20 Megawatios».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

OREL: ¿Un destino escrito?

Animales ciegos muy sorprendentes

Hay Animales bisexuales