Zerain, paisaje cultural

La ancestral costumbre testamentaria de legar toda la explotación al mayorazgo deja sin herencia a todos los demás descendientes, hermanas y hermanos de este/a. Hasta el siglo XX estos se recluían en conventos, ingresaban en la estructura eclesiástica o directamente emigraban, sobre todo hacia América. Sin embargo en el siglo pasado los jóvenes zeraindarras emigran a las ciudades de los valles circundantes (Beasain, Ordizia, Zumarraga, Legazpi…). Aún trabajando a menos de media hora de distancia de donde nacieron, debido a la falta de vivienda no pueden vivir en Zerain. Es en esta época cuando los jóvenes de Zerain se plantean la necesidad de “hacer algo” para cambiar este rumbo.

 Zerain, de sobrevivir a vivir

En los años setenta los jóvenes zeraindarras se unen para intentar solucionar los problemas que se le plantean a la comunidad. Se crea una cooperativa para construir viviendas para lo que la gente, aunque salga a trabajar, no deba irse a vivir fuera. Este fatigoso proyecto en vez de amilanar a los zeraindarras enciende una mecha que aún hoy sigue viva: una actitud proactiva pues la gente del pueblo se da cuenta y se apropia de la idea básica de que “nuestros problemas o los solucionamos nosotros mismos o aquí no vendrá nadie a arreglárnoslos”. A la vez, en las primeras elecciones municipales democráticas después de la muerte del dictador se plantean la necesidad de presentarse en una única candidatura independiente que incluya a todas las sensibilidades del pueblo, sin utilizar las plataformas de los partidos políticos clásicos al uso. Esta propuesta de trabajar todos a una es una de las claves del proyecto de Zerain y hoy en día, aunque parezca mentira, todavía se continúa con este funcionamiento.

El Auzolan (la aportación de cada zeraindarra al trabajo comunitario) es el eje en el que pivota todo el proyecto. Si hay algo que los zeraindarras tienen claro, es que el futuro de la comunidad, en futuro de sus hijas e hijos está en sus manos. Esta convicción se afianza con el paso del tiempo y cada vez es más necesaria, y con más razón viendo los derroteros por los que se desarrolla la sociedad actual.

En la década de los ochenta del siglo pasado se trabaja, sobre todo, en dos campos:

• La calidad de vida, en manos del Ayuntamiento. Se mejoran y actualizan sobre todo los servicios y las infraestructuras: carreteras, suministros de electricidad, red de agua potable y saneamiento, teléfono, planificación urbanística, etc.

• La dinámica social. Se crea el grupo de acción cultural. Este trabaja por el enriquecimiento de todas las actividades que ahonden en la necesidad del intercambio y la interdependencia dentro de la comunidad. Esta dinámica se basa en la promoción de las energías endógenas y, con más o menos vigor se retroalimenta continuamente.

o Tras ingentes esfuerzos, en plena época de desaparición de todas las escuelas rurales, se recupera la escuela desaparecida trece años antes. Esta escuela acoge el primer ciclo de la enseñanza básica, desde los tres hasta los ocho-nueve años y es una de las más pequeñas de Gipuzkoa, pero para el pueblo es muy importante: es donde se crean los zeraindarras del futuro. La escuela se sitúa en la antigua casa rectoral, enorme edificio sito en plena plaza central y ya abandonado, que ante la negativa del obispado a cederlo para este nuevo uso es ocupado por el pueblo.

o Para reforzar la oferta de la escuela y mejorar los servicios en horario extraescolar se crea una biblioteca, una ludoteca, se organiza la enseñanza de idiomas, música, se facilita el acceso a programas deportivos, etc. Todo ello en el mismo edificio.

o Crece la conciencia idiosincrática de la comunidad y se plantea la importancia de la recuperación del patrimonio, tanto material como inmaterial.

o Se organizan charlas, cursos de formación, se recuperan antiguos festejos.

o Se crea una publicación anual sobre el pueblo.

o Se rescatan y recuperan antiguas actividades protoindustriales y oficios abandonados y casi olvidados.

o Se promocionan los intercambios: el generacional y el ínter genérico para mejorar el engranaje de las transmisiones del idioma, los mitos, las creencias, la historia y las historias, la cosmovisión de la genealogía de toda una comunidad, la relación con el ecosistema, lo verdaderamente vernáculo…

Esto es, se trabaja en el crecimiento de lo endógeno que incida directamente en la profundización de la identidad personal y la importancia de su concatenación, que no necesariamente identificación, con la identidad de la comunidad. Todas y todos somos importantes. En euskara tenemos un dicho que lo resume muy bien: “Izan direlako gara eta garelako izango dira” esto es “Por que fueron somos y por que somos serán”

En la década de los noventa, y ante la evidencia de la gran crisis industrial se plantea el futuro del pueblo a todos los niveles. Se realiza una reflexión estratégica y se llega a la conclusión de que el planteamiento del futuro económico del pueblo es vital para su porvenir. Para ello el ayuntamiento convoca una comisión denominada “Zerain Proiektua” (Proyecto Zerain) en la que toman parte todos los actores socioeconómicos de la comunidad: los agricultores y ganaderos, los hosteleros, los artesanos, el grupo cultural, el ayuntamiento mismo… Esta comisión trabaja en clave de autocrítica y tras larguísimos debates se concluye que debemos de seguir haciendo lo que hemos hecho siempre: trabajar la tierra y el sector de los servicios.

A propuesta de esta comisión y con el objetivo de afianzar esta línea de acción el ayuntamiento junto con el grupo de acción cultural y un grupo de amigos de Zerain crean la “Zerain Dezagun Fundazioa”. El mismo nombre es esclarecedor: el nombre del municipio, Zerain, se convierte en verbo que rima con los verbos sembrar, promover, hacer, actuar… por lo que el nombre de la fundación se podría traducir como “Fundación Hagamos Zerain”.

El objetivo de la fundación es claro: plantear el futuro económico de la comunidad. Este se basará en lo que siempre han hecho los zeraindarras, esto es, lo que mejor sabremos hacer, ahora y después, que es mantener directamente el sector primario e indirectamente otros aprovechamientos del ecosistema. En resumen, se trabajan la agricultura y la ganadería mejorando las producciones tradicionales, ampliando el abanico a nuevos productos y sobre todo reteniendo y apropiándonos de todo el valor añadido que dan estos productos de calidad pues nosotros mismos los transformamos y vendemos. Para ello se promociona el asentamiento de nuevos productores, la modernización y adecuación de las producciones, transformaciones y la comercialización a los actuales estándares y a las legislaciones competentes vigentes, el registro de la marca comercial común “Zerain” y posteriormente “Zerain.com”

Por otro lado, al ser imposible la puesta en marcha del sector secundario buscamos el aprovechamiento terciario del ecosistema o del paisaje basándonos en un débil pero pujante sector social que nos visita, montañeros que suben al Aizkorri (el pico más alto de la comunidad autónoma y limítrofe al pueblo) y gente que se acerca los fines de semana atraída, sobre todo, por el impoluto entorno natural, por la gastronomía típica – queso de Idiazabal, alubias, sidra, cordero… – y por la oferta que se va creando alrededor del patrimonio.

La idea clave sobre la que pivota todo el desarrollo de Zerain es muy simple: debemos atraer visitantes que compren nuestros productos agrícolas de calidad. No somos un proyecto turístico al uso, para nosotros el turismo es una manera de asegurarnos el futuro de la comunidad. Ofrecemos disfrutar de nuestro paisaje, que lo mantienen nuestros campesinos que pueden vivir gracias a que los visitantes aprecian sus productos y los compran a su justo valor.

El corazón de nuestro proyecto es la Oficina de Turismo. En ella lo primero que ve cualquier visitante son nuestros productos agrícolas: el queso idiazábal, la sidra, las mermeladas, las alubias, los frutos secos, la miel… etc. Con ello conseguimos que el primer euro que deja el turista en Zerain vaya directamente al mantenimiento de eso que tanto apreciamos él y nosotros: el paisaje. El turismo mantiene nuestros campos, nuestras praderas, nuestros manzanales en definitiva nuestra actividad agraria, y por ende, nuestro magnífico paisaje, soporte de nuestra inestimable calidad de vida. Los precios de los productos agrícolas están también consensuados: el precio de venta se regirá por el mercado de Ordizia, cercano y referente, y siempre se pagará al productor un 85% de este.

El productor vende desde casa y recibe un precio muchísimo mayor al de cualquier otra forma de comercialización. En esta misma oficina se sitúa una pequeña tienda de cercanía para los zeraindarras, pues no hay otro comercio en el pueblo y esta abastece de los productos de primera necesidad sin tener que desplazarse a otro pueblo. He aquí otro eje que caracteriza todas nuestras actuaciones: todo lo que hacemos para los visitantes debe de revertir en los habitantes. Cuando se diseñan las actuaciones debe de pensarse en los dos paralelos: los zeraindarras y los visitantes.

El lema de nuestra tienda es “Prezioak balio du”, esto es “el precio lo vale”, en clara referencia al verdadero valor de los productos de cercanía. Nos parece la mejor propuesta de comercio justo y ecológico. No se puede ser más sostenible.

En esta línea se promociona la creación de pequeñas empresas familiares, cooperativas etc. Para nosotros el concepto de sostenibilidad está muy claro: la sostenibilidad es que lo que produce un territorio se quede en él. Que lo que produce Zerain se quede en Zerain, así ya nos cuidaremos muy mucho los zeraindarras de que nuestro entorno esté cuidado, para que el ambiente creado por la naturaleza y sus procesos ecológicos, donde los zeraindarras somos partícipes de primera línea, tenga un futuro cada vez más rico, más biodiverso.

El Patrimonio, en su sentido más amplio, es la base del atractivo para los visitantes: la naturaleza, los monumentos megalíticos, la protoindustria, la arquitectura, lo inmaterial, las explotaciones agrícolas y ganaderas, los productos agrícolas…

Se han promocionado el senderismo, la BTT, las rutas, centros de interpretación, productos pedagógicos y didácticos, programas de estancia y de inmersión, rutas de enlace con otros recursos patrimoniales…

 

Tienda con los productos típicos del pueblo[Tienda de artesanía. Productos de calidad.]Consecuciones más reseñables

Las actividades incardinadas en la iniciativa conjunta del Ayuntamiento, el grupo cultural y la Fundación han promovido y realizado una cadena de acciones de las que las siguientes son algunas de las más reseñables:

• Los jóvenes, a lo largo de un verano, bajo la supervisión de la prestigiosa “Sociedad de Ciencias Aranzadi” a través de su sección de Etnografía, catalogan 2500 piezas etnográficas que se encuentran diseminadas en nuestros caseríos, bordas etc. Con ello se consiguen diferentes objetivos: que nuestros jóvenes conozcan la geografía y la toponimia del pueblo, que relacionen a las gentes del pueblo con sus microecosistemas, que se trabaje el intercambio generacional, que se promocione la importancia del trabajo comunitario y en común, etc Con este catálogo Aranzadi propone la realización de una exposición temporal. En ella agrupadas en varias secciones se exponen las piezas sueltas que pertenecen a las diferentes familias. Los vecinos de Zerain cuidan en grupos de la exposición, pues está situada en el frontón exterior, y asisten atónitos a un peregrinaje continuo de visitantes foráneos interesados. Esto provoca más de una reflexión: nuestras piezas (aperos, herramientas, muebles…) que de milagro se han salvado de la hoguera de San Juan son interesantes para alguien, cada pieza por sí sola no se puede explicar pero si la unimos a las de nuestros vecinos explican no solo la historia de una actividad abandonada sino que explican nuestra historia, la de cada uno de nosotros y la de Zerain. Tras esto se platea la posibilidad de convertir esta exposición en permanente. En diciembre de 1993 se inaugura el Museo Etnográfico de Zerain, también situado en el edificio de la antigua casa rectoral. En 1996 se complementa con un diaporama que introduce al visitante en nuestro proyecto de desarrollo rural integral.

• Se recupera el servicio médico, con ello todos los días de labor hay unas horas de atención médica en el pueblo.

• Se recupera y restaura patrimonio material desperdigado por el territorio. La cárcel-calabozo municipal de 1.711. La ermita de San Blas que estaba en estado de ruina y era de propiedad privada, pero a cambio de su restauración pasa a ser propiedad municipal; con ello se recupera patrimonio material pero también inmaterial, como los rituales relacionados con la ermita. La Serrería Hidráulica de Larraondo, joya de la industria del s.XIX y que siendo también de propiedad privada y estando en ruinas fue cedido para el uso y disfrute públicos a cambio de su restauración. Estos son algunos de los ejemplos de restauración de patrimonio material, que siempre deviene en su puesta en valor y su promoción como producto turístico.

• Se abre la Oficina de Turismo (Q de calidad turística) que también es tienda de productos agrícolas de calidad, exposición y venta permanente de la artesanía de la zona y tienda de cercanía para los zeraindarras. También es desde donde se gestiona nuestra tienda on-line www.zerain.com

• Todos los años se realiza la Feria de Agricultura Ecológica de Gipuzkoa, la más antigua de la provincia.

• Se abren dos establecimientos de agroturismo en dos caseríos, actividad clave de complementación de los ingresos por la actividad agrícola.

• Se enclava en Zerain la sede de la Asociación Lumagorri de productores de pollo de caserío con Label vasco de calidad. En terrenos cedidos por el pueblo construyen un pequeño matadero artesanal y toda la logística de cámaras etc para la comercialización. Es una actividad en continua expansión y agrupa a todos los productores de la comunidad autónoma. Esto provoca la apertura de dos explotaciones de este producto con Label de Calidad en Zerain.

• En 1997 se abre un albergue dedicado, sobre todo, a grupos de escolares que vienen a realizar programas pedagógicos de varios días de duración, así como todo tipo de grupos, visitantes individuales, como los peregrinos del Camino de Santiago que pasa por ahí mismo, etc.

• Se amplían y mejoran los servicios hosteleros del Ostatu municipal y se abre otra taberna también de propiedad municipal.

• Se abren dos sidrerías en dos caseríos.

• Tras un curso de formación ad hoc un grupo de mujeres del pueblo se decide a producir conservas dulces de frutas: mermeladas, jaleas, dulces etc. Para ello el ayuntamiento acondiciona una cocina a la normativa legal existente sobre el registro sanitario.

• Se promociona la catalogación y protección del patrimonio de Zerain, promoviendo y declarándose: la ampliación del Parque Natural de Aizkorri-Aratz para que abarque todos los terrenos municipales, la inclusión del humedal de Lasurtegi en el catálogo de Humedales de la Comunidad Autónoma, el Conjunto Monumental de las Minas de Aizpea, el monumento Cultural de la Serrería de Larraondo, el Conjunto Monumental del Casco de Zerain y unidos al Camino de Santiago se declaran Monumento Cultural la Ermita de San Blas, el caserío Olabide, las estelas funerarias de Zabalegi y Arrola, la calzada real y el edificio Ostatu.

• Se plantea un ambicioso programa de biodiversidad basado en la siguiente cadena de actuaciones: compra de terrenos en las zonas declaradas de interés patrimonial y adyacentes, desalojo de especies invasoras o introducidas por su alta productividad (Pinus radiata etc.), recuperación del patrimonio cultural si es que lo hay, replantaciones con especies autóctonas de escasa presencia en la Comunidad Autónoma. Debido al abandono de las actividades forestales por el ruinoso precio de los productos en el mercado y al escaso interés que esto produce en las generaciones venideras unido al éxito del proyecto a nivel general, ha posibilitado que los propietarios de terrenos faciliten su venta y conversión en patrimonio público a un precio muy asequible. En el año 2011, por ejemplo, el Ayuntamiento de Zerain ha adquirido más de 35 has, esto es, más del 3,5 % del territorio del municipio.

• En colaboración con otros cuatro municipios colindantes – Idiazabal, Mutiloa, Segura y Zegama- y el apoyo de Goimen, la Asociación de Desarrollo Rural de la comarca, se construye una serrería en la campa de Zabalegi en terrenos cedidos por el pueblo de Zerain. Se estaba dando la paradoja de que en todas las explotaciones agrarias aun teniendo bosques en propiedad casi no se podía aprovechar la madera. Para ir hasta la serrería más cercana había que salir a las carreteras generales donde no se puede circular con los vehículos agrícolas y el servicio de apeo, transporte en camión, aserrado y vuelta a transportar el material era bastante más caro que comprar maderas exóticas importadas. Así nuestra madera pudriéndose en el bosque y nosotros devastando los bosques tropicales para realizar las obras y arreglos de nuestras explotaciones, caseríos etc.. Así se constituyó una cooperativa de pequeños propietarios forestales (140 socios de los cinco municipios) que construyó una pequeña serrería en un punto estratégico al que todos pueden acceder con el tractor sin tener que utilizar las grandes carreteras.

• Se asientan nuevos pastores y pastoras. Todos lo integrantes de este gremio realizan grandes inversiones en sus explotaciones: mejora de rebaños, cuadras adecuadas, queserías… En Zerain el queso ya es un producto turístico más, atrae compradores que buscan una calidad garantizada. Zerain, es el pueblo de la comunidad autónoma con más cantidad de explotaciones dentro de la Denominación de Origen Queso de Idiazábal.

• En 2011 se lanzará al mercado un nuevo producto turístico dedicado en exclusiva a “El queso y la sidra”

• Desde 1996 se está trabajando en la restauración y puesta en valor del Conjunto Monumental de las Minas de Aizpea. Se han realizado estudios, inventarios, excavaciones arqueológicas, trabajos de puesta en seguridad, una red de senderos de acercamiento al patrimonio industrial y natural del coto, en 2008 se abrió el Centro de Interpretación, en 2009 se abrió a las visitas una antigua galería minera y actualmente estamos trabajando en la restauración de la zona de los hornos de calcinación y la puesta en marcha del antiguo ferrocarril minero. Todo esto se realiza con la colaboración de los diferentes departamentos de Cultura, Turismo y Desarrollo Rural de la Diputación Foral de Gipuzkoa, el Gobierno Vasco y del Ministerio de Fomento del Gobierno de España.

 

Feria ecológica de Zerain[Feria ecológica de Zerain.]Situación actual

En resumen la filosofía en la que basa su futuro la comunidad de Zerain es la de la participación de todos los zeraindarras en todos los niveles de decisión y actuación. Por eso lo denominamos un proyecto de desarrollo rural integral. El triple cimiento sobre el que se apoyan todas y cada una de las acciones lo componen el Ayuntamiento, el grupo de acción cultural y la fundación y este triplete se resuelve en tres campos de actuación que son la calidad de vida, la dinámica social y el futuro económico. Los tres ejecutivos estás interrelacionados mediante sus componentes y actúan en asonancia, ligando objetivos, planificación, medios, recursos, procedimientos, gestión, gobernanza, rendimientos…

Dotaciones en la actualidad:

• Calidad de vida: Electrificación rural, red de agua potable, red de saneamiento, red telefónica, carreteras y accesos, servicio médico, urbanización del casco, red de suministro de gas, transporte público, asistencia social, mantenimiento de los edificios públicos, dotación de suelo y patrimonio, planificación urbanística global.

• Dinámica social: guardería, escuela, casa de cultura, biblioteca, ludoteca, casa de la juventud, sala de ordenadores, cursos y educación extra escolar, semana cultural, publicación mensual y anual, feria de agricultura ecológica, restauración del patrimonio.

• Futuro económico: pastos comunales y silvopastoreo, ayudas al asentamiento de pastores, “Lumagorri” productora y comercializadiora de pollos con label de calidad, oficina de turismo, agroturismos, tienda de productos agrícolas de calidad, albergue, cooperativa de transformación de frutos, marca registrada “Zerain”, tienda on line www.zerain.com, sidrería, restaurantes, Parke Natural de Aizkorri, rutas y visitas al patrimonio (Museo Etnográfico, carcel de 1711, Diaporama, Minas de Aizpea, Ruta del hierro…)

Hoy en día tenemos alrededor de 20.000 visitantes anuales y se han generado más de 30 puestos de trabajo en el mismo pueblo, lo que es el 25% de la población activa del municipio.

Proyectos en los que estamos trabajando y cuya realización y puesta en marcha se prevé a corto plazo: mejora de la conexión a las redes telefónicas, conexión de la red de saneamiento a la depuradora, declaración de Monumento cultural del Coto Minero, Centro de Interpretación del coto minero, recuperación del ferrocarril minero, nueva oficina de turismo, pequeña zona industrial para empresas transformadoras de productos agrícolas, conexión con rutas turísticas europeas basadas en el patrimonio industrial, dotación de viviendas de protección oficial, adquisición de tierras y patrimonio material…

 

Antiguos altos hornos de las Minas de Aizpea, en restauración[Restauración de la zona de los hornos de calcinación del Conjunto Monumental de las Minas de Aizpea.]El paisaje cultural

DEFINICION

Zerain Paisaia Kulturala, es como se define nuestro proyecto, esto es, Paisaje Cultural. Al ya conocido de paisaje natural se le agrega la especie siempre olvidada, nosotros mismos, las personas, los actores del paisaje. De ahí la importancia de la cultura, pero no la cultura como folklore de la boina y el txistu, sino la cultura como forma de buscar solución a los problemas de la comunidad, que pueden ser de tres tipos:

• soluciones heredadas

• adoptando y adaptando soluciones interesantes que nos aportan el medio y los media y resistiendo a los que no nos interesan (he aquí el componente de resistencia de toda cultura)

• soluciones inventadas

PAISAJE

«Cualquier parte del territorio, tal como es percibida por las poblaciones, cuyo carácter resulta de la acción de factores naturales y humanos y de sus interrelaciones» (Convención Europea del Paisaje. Florencia 2000).

El paisaje lleva consigo tres dimensiones fundamentales:

la dimensión física
la dimensión cultural, social y temporal
la dimensión subjetiva

EL PAISAJE CULTURAL

Trata de entender el paisaje relacionando su estado con las prácticas o técnicas culturales «tradicionales», definido por una estructura espaciotemporal particular, y frecuentemente por una riqueza biológica y una calidad ambiental definida.

El paisaje comienza a ser considerado como una manifestación formal de una cultura y de una forma de vida y su existencia depende de la conservación y gestión de un determinado sistema de vida. Los paisajes cuentan historias.

En Zerain el paisaje es consecuencia directa del efecto de las acciones de la especie humana que ha sufrido el medio. De la misma manera que nuestra cultura se desarrolla y se conforma, el paisaje cambia. Nuestros paisajes son y serán reflejo de nuestra forma de ser. En nuestros paisajes, en nuestra cultura se manifiestan las tecnologías agrícolas, ganaderas, constructivas, económicas, etc que hemos hecho nuestras aunque provengan de otras culturas. Toda cultura, incluida la nuestra, por definición tiene una componente de resistencia, supervivencia… igual que todo paisaje, como los nuestros.

En China dicen que lo único permanente es el cambio. Nuestro paisaje cambia, nuestra manera de verlo también y, claro, nosotros también. Zerain se adapta, está vivo. Uno de nuestros primeros lemas fue: “Zerain, irautetik bizitzera”, esto es “Zerain, de sobrevivir a vivir”.

Museo etnográfico de Zerain[Museo etnográfico de Zerain.]Desarrollo sostenible vs servicios del ecosistema

En 1987 las Naciones Unidas publican el llamado Informe Brundtland, haciendo honor a su coordinadora, la entonces Primera Ministra de Noruega, Gro Harlem Brundtland, donde se define el Desarrollo Sostenible como aquel que «permite satisfacer nuestras necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas».

El concepto de desarrollo sostenible para definir una determinada manera de gestionar el paisaje ha pasado de ser la panacea de finales del s. XX a ser un concepto manido y demasiado sobado. Hoy es normal oír hablar de sostenibilidad a los personajes y las empresas más desarrollistas, destrozadores de ecosistemas y de culturas…

Para el economista Jose Manuel Naredo, la expresión hace “las veces de burladero para escapar a la problemática ecológica y a las connotaciones éticas que conlleva el crecimiento económico”.

En Zerain, no estamos de acuerdo con la definición clásica de la sostenibilidad, para nosotros la sostenibilidad solo es posible si todo lo que produce un ecosistema se queda en él y para él.
Este concepto emerge, desde el mundo científico, cada vez con más fuerza con el nombre de servicios del ecosistema. He aquí nuestra oportunidad, la de las comunidades concienciadas con que el único futuro posible está en sus manos. Todo lo que nos da cualquier ecosistema, cualquier medio es un servicio, es cultural y está esperando a que lo gestionemos. La cultura es la base de la agricultura, del paisaje, de la comunidad, de las personas. Estamos creando un Zerain más rico y diverso; y una sociedad más diversa conlleva una identidad más potente con un gran sentido de pertenencia.

El Paisaje Cultural devuelve la diversificación socioeconómica, posibilita el retorno de la complejidad a los territorios rurales y no solo nos provee de más oportunidades de prosperidad, sino que nos hace más dignos y más felices.

Jakoba Errekondo
Paisajista. Coordinador de Desarrollo Rural de Zerain

http://www.revistaambienta.es/ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés