El Programa Iberlince trabaja para soltar ejemplares en Extremadura, Castilla-La Mancha y Portugal en 2013

«En principio no están decididas las nuevas zonas de reintroducción, aunque se está trabajando en este tema desde hace tiempo», ha afirmado el director del Proyecto Life Lince, Miguel Ángel Simón, en una entrevista concedida a Europa Press. En este sentido, ha precisado que tras la aprobación de este nuevo proyecto, en el que participan como socios Portugal y los gobiernos de Castilla-La Mancha, Murcia y Extremadura, entre otros organismos e entidades, se ha puesto en marcha una nueva selección de áreas de reintroducción, que tendrán que contar con una superficie de 20.000 hectáreas y, al menos, cuatro conejos por hectáreas en primavera.

   Además, ha apuntado que «tendrán muy en cuenta que las áreas seleccionadas tengan fácil conexión entre sí para su futura unión». De otro lado, ha recordado que este proyecto Iberlince cuenta con cinco años para su desarrollo y que Bruselas pide objetivos «concretos y evaluables».

   En este contexto, Simón ha asegurado que el inicio de las sueltas en estas nuevas zonas de reintroducción comenzarán «en torno a 2013 y 2014, en función del desarrollo de los trabajos de preparación de éstas, así como de la actitud de la población local, para lo que hay que actuar previamente con esfuerzo». Las sueltas «se iniciarían en 2013 y 2014 y razonablemente se puede cumplir», ha advertido.

REBAJA DE CALIFICACIÓN

   Simón ha reconocido que la descatalogación del lince como especie en ‘peligro crítico de extinción’, pasando a ‘en peligro de extinción’, no es un objetivo del programa Iberlince. «Nadie nos aprieta y habrá que pedir la rebaja cuando estemos totalmente seguro», ha subrayado, al tiempo que ha explicado que para ello «no solo podemos contar» con dos núcleos poblacionales, a saber, Doñana-Aljarafe y Cardeña-Andújar, porque «como ocurra una catástrofe nos quedamos listo», ha expresado.

- Advertisement -

   «El objetivo del Iberlince no es la descatalogación, sino que son fines numéricos», ha apuntado. Hay que conseguir, según ha manifestado, un número de hembras territoriales en los núcleos de población, en las zonas de reintroducción y las nuevas áreas de reintroducción a establecer en Andalucía, Portugal y Castilla-La Mancha y Extremadura.

   Así, se podría contar con cuatro poblaciones, entendiéndose por ésta aquellas con más de 15 hembras territoriales. En concreto, los cuatros núcleos poblaciones serían Cardeña-Andújar –que ya lo es–, Guadalmellato y Guarrizas, donde habría que alcanzar más de 15 hembras; Doñana, donde hay que conseguir los 25 ejemplares hembras, partiendo de los 20 actuales; y en las nuevas zonas de reintroducción, que tuvieran al menos seis hembras territoriales. «Con esto no se extingue el lince y entonces enviaríamos los datos a la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) para su descatalogación», ha adelantado.

   Por otro lado, Simón ha resaltado que el desarrollo del Programa Iberlince es «fundamental» y supondría un «salto» para el trabajo que viene desarrollando la Junta de Andalucía desde el principio, «siempre apostando por la conservación de esta especie, un patrimonio natural único de España».

   Para el director del Programa el salto no solo viene dado por «las líneas de trabajo coordinador entre dos países y cuatro comunidades autónomas, sino por los objetivos ambiciosos marcados». Simón ha valorado la ilusión de todos los socios del Programa «independientemente de los resultados que se alcancen».

FINANCIACIÓN EUROPEA

   De otro lado y en torno a las posibles incidencias de la crisis en el desarrollo de este III Programa Life, Simón ha afirmado que «habrá que verlas con el futuro y la situación económica», si bien ha confiado en que «no espera que se produzcan alteraciones por este motivo en la aplicación del proyecto».

   Por ahora, según ha resaltado, todos los socios trabajan «bien y entusiasmados». En este sentido, reconoce que cuando hay cambios de responsables en las administración públicas existe «un parón» porque él que llega quiere ver «cómo va el asunto». A nivel técnico, Simón ha apuntado que «espera que no se produzcan incidencias», sobre todo, porque el proyecto cuenta con la financiación de Bruselas en un 61,5 por ciento, teniendo que aportar los socios y beneficiarios el 38,5 por ciento en cinco años.

   En este sentido, cabe recordar que el presupuesto total del proyecto asciende a 34.015.188 euros, de los cuales la comunidad europea financia un 61,57 por ciento, algo más de 20,9 millones de euros mientras que el resto de los socios aportan el 38,43 por ciento, unos 13 millones de euros. Este es el presupuesto más elevado que se ha invertido en un proyecto Life, consciente de ello, todas estas entidades tiene un gran compromiso adquirido con la Comisión y con todos los ciudadanos europeos.

   De los 13 millones aproximados que tienen que aportar los socios, 5.449.611 euros corresponde a la Consejería de Medio Ambiente andaluza; 1.442.958 euros a Portugal; 1.067.598 euros a la Administración estatal; 1.926.000 euros a Extremadura; 1.009.804 euros a Castilla-La Mancha; y 199.580 euros a la Región de Murcia, entre otros.

   «No creo que se renuncie a una financiación tan importante de la Unión Europea», ha confesado y confía en que «con estos condicionantes, no haya marcha atrás».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés