El lecho rocoso de Groenlandia se eleva a medida que el hielo se derrite

Científicos de Dinamarca, Estados Unidos y Luxemburgo midieron la respuesta natural del lecho rocoso de la isla al peso cada vez menor de la capa de hielo que la cubre. Para obtener los datos que necesitaban para el proyecto GNET («Red de GPS de Groenlandia»), los investigadores utilizaron una red de cerca de cincuenta estaciones de sistemas de posicionamiento global (GPS) repartida a lo largo de la costa de Groenlandia.

El responsable del proyecto, el profesor Michael Bevis de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos), explicó que la Capa de Hielo de Groenlandia se derrite año tras año, algo que a su vez posibilita que el lecho rocoso de la isla se eleve aún más. Según los científicos, algunas de las estaciones de GPS instaladas en Groenlandia detectaron una elevación creciente anual del litoral rocoso de 15 mm o más. Sin embargo, el aumento de las temperaturas que se produjo en 2010 provocó que, en varios sitios, el lecho de roca se elevara hasta 20 mm.

En una intervención durante la reciente reunión de la American Geophysical Union en San Francisco (Estados Unidos), el profesor Bevis declaró: «Los pulsos de fusión y elevación adicionales indican que también se producirán pulsos adicionales de subida del nivel del mar. En realidad no se trata de un proceso constante».

El profesor Bevis y sus colegas aprovecharon la flexión natural del lecho rocoso de la isla para medir el peso de la capa de hielo. El científico expuso que la elevación anómala que detectaron los investigadores de GNET en 2010 era consecuencia del fenómeno de la pérdida de hielo anómala durante ese año. Por «anomalía» se entiende un número de días de fusión del hielo superior a la media de los años registrados.

- Advertisement -

«De verdad que no hay otra explicación», subrayó el profesor Bevis. «La anomalía de elevación se correlaciona con los mapas de la anomalía del número de días de fusión de 2010. En los lugares donde hubo muchos días extra de fusión en 2010, la anomalía de elevación alcanza sus valores más altos.»

Las medidas ayudaron a los miembros del equipo a determinar que, conforme el hielo se iba derritiendo, la costa rocosa se elevaba cada vez más. Los investigadores dijeron que la magnitud de la elevación difería entre las distintas estaciones de GPS, dependiendo de la proximidad de cada una de ellas a las zonas donde la pérdida de hielo fue mayor.

Los datos mostraron que las estaciones del sur de Groenlandia, situadas muy cerca de zonas de pérdida de hielo importante, se elevaron unos 20 mm en un período de 5 meses. Las estaciones situadas lejos de esta zona se alzaron al menos 5 mm a lo largo de la temporada de fusión de 2010. Cabe señalar que las estaciones ubicadas en el norte de Groenlandia apenas se movieron en absoluto.

Los socios de GNET instalaron estaciones de GPS en el lecho rocoso entre 2007 y 2009, concretamente en el litoral rocoso cerca de los márgenes de la placa de hielo. Según los científicos, GNET y las redes de GPS relacionadas con ella en todo el mundo pueden dar a los investigadores los medios para medir la pérdida de hielo una vez se retiren los satélites de la misión espacial GRACE («Experimento de clima y recuperación gravitatoria») en 2015.

En el estudio participaron investigadores de la Universidad Técnica de Dinamarca en Copenhague, del Instituto Espacial de Dinamarca, la Universidad de Luxemburgo y la Universidad de Colorado.

Fuente FIDA – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés