La erupción submarina de El Hierro abre puertas para estudiar futuros efectos del cambio climático

La erupción submarina de El Hierro ha recreado, a pequeña escala, las posibles condiciones futuras del océano en un escenario de cambio climático posibles, ya que la temperatura aumentó en 18 grados centígrados, la concentración de ácidos se multiplicó por mil y el oxígeno se agotó casi por completo.

   La revista ‘Scientific Reports’, perteneciente a la prestigiosa editorial Nature, publica los primeros resultados científicos sobre los efectos de la erupción volcánica submarina de la isla canaria de El Hierro, que llevaron a cabo investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) a bordo del buque oceanográfico Ramón Margalef.

   El estudio apunta que los organismos marinos pueden reaccionar ante la «implacable» acción del cambio climático, de acuerdo a los cambios observados en las aguas en torno a la erupción.

   El pasado 10 de octubre, tres meses después de continuos seísmos, comenzó la erupción volcánica submarina al sur de la isla de El Hierro y, durante la creación del nuevo volcán se produjo una explosión de gran cantidad de material magmático y gases que modificaron de manera significativa las propiedades físico-químicas de las aguas.

   En este tiempo, un equipo multidisciplinar integrado por más de una veintena de investigadores del Instituto Española de Oceanografía (IEO), la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y l Instituto Geográfico Nacional trabajaron de forma conjunta durante más de siete meses y llevaron a cabo cinco campañas oceanográficas a bordo del buque Ramón Margalef.

   Las investigaciones, que han estado dirigidas por el investigador del Centro Oceanográfico del IEO en Canarias Eugenio Fraile-Nuez, tenían el objetivo de caracterizar las condiciones físico-químicas de las aguas afectadas y evaluar el impacto sobre los organismos marinos.

   Los resultados muestran un calentamiento, acidificación y disminución del oxígeno muy significativo en aguas afectadas por las emisiones volcánicas.

   Además de que la temperatura del agua aumentó hasta 18,8 grados centígrados, el pH disminuyó en hasta 3 unidades –lo equivalente a una concentración de ácidos 1.000 veces superior a los valores normales– y la concentración de oxígeno disuelto cayó hasta en un 90 o un 100 por cien.

   Estas alteraciones extremas provocaron distintas respuestas en los organismo marinos, desde la selección de especies de fitoplancton adaptadas a vivir en altas temperaturas y altas concentraciones de cobre, las cuales aumentaron considerablemente sus poblaciones, hasta la mortandad masiva de peces.

   El artículo que se publica bajo el título ‘Erupción volcánica submarina en la isla de El Hierro: perturbación físico-química y respuesta biológica’, alerta de las semejanzas entre un ecosistema modificado «drásticamente» por la acción de una erupción volcánica y el posible escenario que podría dominar los océanos debido al aumento creciente de CO2 en la atmósfera.

   Los autores insisten en este hecho y apuntan que los cambios observados en las aguas entorno a la erupción nos ayudarán a entender cómo los organismos marinos pueden reaccionar ante la implacable acción del cambio climático.

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Día Internacional del Conejo 2022

Los mamíferos más amenazados de Europa

ANSE protege y estudia murciélagos

Día Mundial del Rinoceronte 2022