En la Marjal dels Moros nidifican más de 1.000 parejas de aves acuáticas

La Marjal dels Moros se ha convertido en el hogar de, al menos, 25 especies diferentes de aves acuáticas que han elegido este paraje natural como el lugar idóneo para nidificar. Así lo constatan los técnicos de Medio Ambiente, quienes han contabilizado hasta 1.059 parejas reproductoras en el humedal, muchas de las cuales se encuentran catalogadas en peligro de extinción.

   Esta temporada reproductora destacan las 200 parejas de charrán común, 150 parejas de polla de agua, la 100 de garza real, las 98 de ánade real o las 65 parejas de focha, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

   Pero el protagonista en el Marjal del Moro ha sido la Malvasía Cabeciblanca, una especie en peligro de extinción a nivel global que ha vuelto a reproducirse con éxito en este enclave, de manera que se confirma como uno de los escasos lugares donde esta amenazada especie está presente en Europa.

   Uno de los factores que han sido fundamentes y han permitido la colonización de esta especie son las labores de mantenimiento llevadas a cabo. También han sido especialmente exitosas las medidas acometidas en la limpieza y desbroce de islas de algunas parcelas, que han permitido la formación de importantes colonias de charranes y gaviotas (principalmente Charrán común y Charrancito).

- Advertisement -

   Durante los últimos años se han recuperado las condiciones hídricas y la corrección de impactos en este humedal, de modo que se ha producido un espectacular incremento cuantitativo y cualitativo de las poblaciones de aves acuáticas.

   El Marjal del Moro es uno de los humedales costeros valencianos de mayor interés para la conservación de la diversidad biológica. De hecho, está incluido en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana, en la lista ZEPA de áreas de importancia para la conservación de aves silvestres y en la Red Natura 2000 de la Unión Europea.

   Desde la Conselleria de Medio Ambiente se están realizado «importantes esfuerzos» para recuperar este enclave y la biodiversidad asociada a él. Allí se han reintroducido especies autóctonas criadas en cautividad, como el fartet y el samaruc, cuyas poblaciones han salido adelante gracias a la calidad del agua y su entorno, han indicado las mismas fuentes.

   Todos estos trabajos han logrado que, en unos años, se haya pasado de una situación de empobrecimiento del Marjal a la presencia de especies amenazadas como el calamón, la focha cornuda, la canastera, la cerceta pardilla o el aguilucho cenizo, entre otras.

ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés