Recomendaciones de la MIME para evitar incendios

Ante la situación de riesgo crítico de incendios en el que se encuentra el Territorio Histórico de Bizkaia, la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi lanza una serie de recomendaciones para evitar situaciones que puedan provocar incendios forestales. Desde la MIME queremos poner de manifiesto que, para garantizar el futuro de nuestros bosques, es necesario insistir en la gestión sostenible y activa de los bosques, y dar  prioridad tanto a la movilización de la madera como a su promoción.

Determinadas condiciones climáticas incrementan el riesgo de incendios forestales, como una elevada temperatura, la baja humedad y los vientos fuertes. Estas situaciones son ajenas al factor humano, pero ante ellas, tanto institucines, como propietarios y usuarios de los montes debemos tener una actitud responsable.

Para evitar que se origine un incendio detemos tener en cuenta los siguientes elementos:

  • Fuente de calor: Debemos tener cuidado con los rayos, colillas, vidrios abandonados, barbacoas…No se debe dejar ningún elemento en el monte susceptible de convertirse en origen del fuego.
  • Oxigeno: Los días con viento son los más peligrosos para la expansión de los incendios forestales
  • El combustible: La vegetación, constituida por el matorral, el arbolado, las pequeñas plantas y por los restos muertos, que se encuentra en los montes y constituyen combustible que arde con facilidad, sobre todo si está seco.

La Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi hace un llamamiento en favor del cuidado profesional de los bosques para así, garantizar su futuro, prevenir los incendios y la propagación de enfermedades entre la masa forestal. En definitiva, para mantener su riqueza medioambiental. Biodiversidad y sostenibilidad son conceptos unidos al cuidado forestal: trabajos selvícolas, desbroces, podas… son la mejor prevención, puesto que contribuyen a una menor incidencia y magnitud de los fuegos, por la disminución del combustible en el monte. Además, en caso de producirse el fuego, una correcta y cuidada red de pistas primarias y secundarias en el monte contribuyen a un rápido acceso para los vehículos de extinción, y la ruptura en la continuidad de las masas forestales evita las rutas de escape en la propia extinción de los incendios. Gestionar los bosques es prevenir, porque supone ajustar el nivel de combustible y reducir las posibilidades de inicio y propagación del fuego.

- Advertisement -

ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés