El Congreso rechaza la petición de PSOE e IU de devolver al Gobierno la ley que declara parque nacional a Guadarrama

El Pleno del Congreso ha rechazado, con el voto mayoritario del PP en el arco parlamentario y el apoyo de UPN, las enmiendas de devolución presentadas por el PSOE y la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) para que el proyecto de ley de declaración del Parque Nacional de las Cumbres de la Sierra de Guadarrama fuese devuelto al Gobierno para una nueva redacción.

   Mientras, CiU, UPyD y PNV han decidido abstenerse en la votación, el PSOE, la Izquierda Plural, Coalición Canaria-Nueva Canarias, Geroa Bai y el BNG han votado a favor de estas enmiendas.

   Al ser rechazadas las propuestas de totalidad de PSOE e IU, el proyecto de ley seguirá su curso parlamentario, ahora con la apertura de enmiendas parciales para que los grupos puedan aportar sus sugerencias al articulado de la futura ley. El PSOE ha solicitado además la advocación a Pleno de la normativa pero ha sido igualmente rechazada.

UN ESPACIO SINGULAR

   En la defensa del texto propuesto por el Gobierno, el ministro del ramo, Miguel Arias Cañete, ha subrayado que el futuro parque nacional de Guadarrama, es un «espacio singular, único, irrepetible y representativo» y su declaración tendrá un impacto medioambiental, económico y social «positivo», puesto que responde a los intereses de la sociedad y garantiza el «más alto grado» de protección a un espacio natural de incalculable valor ecológico.

   Con la declaración de parque nacional, Arias Cañete ha detallado que, bajo esta figura, el Gobierno persigue proteger un total de 33.664 hectáreas, 21.740 a Madrid y 11.924 pertenecientes a Castilla y León.

   Arias Cañete también ha indicado que, de los 27 grandes sistemas naturales españoles que figuran en el anejo de la Ley de la Red de Parques, en la zona propuesta se han identificado nueve de ellos, que ocupan aproximadamente un total de 30.503 hectáreas, lo que supone el 91 por ciento de la superficie del futuro parque. Igualmente se han cartografiado 25 hábitats de interés comunitario, de los que cuatro son hábitats prioritarios.

   Al mismo tiempo, ha asegurado que se garantizará la compatibilidad de la protección con las necesidades de desarrollo propias de los núcleos urbanos que se encuentran en su área de influencia socioeconómica.

NO HAY QUE VOLVER AL LADRILLO

   Precisamente, este ha sido uno de los puntos por los que la oposición ha dudado de la viabilidad del proyecto y, en el caso de la Izquierda Plural, supone uno de los motivos por los que han pedido la devolución al Gobierno del texto presentado, al considerar que, con el proyecto planteado por el Ejecutivo, se corre el peligro de que la zona se urbanice masivamente.

   Así, la diputada de IU, Ascensión de las Heras, al defender su enmienda a la totalidad, ha recordado el lema empleado por los ecologistas en este asunto: «Sierra de Guadarrama, parque sí, pero no así».

   A su juicio, es necesario un parque nacional pero no de esta manera, ya que según el planteamiento del Gobierno no se asegura la protección suficiente y se abre la puerta a la urbanización de zonas. «Más de 40.000 viviendas de los pueblos serranos apostando de esta manera tozuda en un modelo económico basado en el ladrillo», ha avisado.

   Además, ha dudado de que el nivel de protección planteado por el Ejecutivo sea menor del que actualmente goza la zona, sin ser declarada como parque nacional, «porque desaparece la alta protección de los humedales de Peñalara». Con ello, apuesta porque se amplíe la zona de protección unas 14.000 hectáreas más entre ambas comunidades.

EL PROCEDIMIENTO NO ES EL CORRECTO

   Durante su intervención, la exministra del ramo, Cristina Narbona, ha argumentado que la presentación de esta enmienda de devolución responde, entre otros factores, a la inseguridad jurídica planteada en la actualidad con la Sierra de Guadarrama con varios recursos pendientes y que, a su juicio, podrían significar «cambios relevantes» en la protección ambiental de la zona.

   «No queremos ser cómplices de un proyecto de ley que no cumple sentencias que se han producido, e incumple la Ley de parques nacionales, así como la Ley de Información, participación y acceso a la Justicia en materia ambiental», ha avisado.

   Así, ha insistido en que el PSOE sí quiere que se declare la Sierra de Guadarrama como parque nacional, si bien discrepa de las formas en las que lo está desarrollando el Gobierno.

   Por ello, se ha comprometido a retirar la enmienda a la totalidad si Arias Cañete se comprometía a corregir todo el procedimiento, «que no ha sido el correcto» y si, entre otros puntos, le pedía a la Comunidad de Madrid que retirase un recurso presentado sobre la materia ante el Tribunal Constitucional.

    En último lugar, Arias Cañete y Narbona han mantenido un pequeño ‘rifirrafe’ sobre la reunión del Consejo de la Red de Parques Nacionales en la que se discutió sobre la Sierra de Guadarrama, un encuentro en el que, a juicio de Narbona, que no estuvo presente, fue «tumultuosa» y donde hubo personas que no compartieron el proyecto de ley que se ha traído al Congreso.

   Mientras, Arias Cañete ha resaltado que sí que hubo acuerdo y se ha cumplido «escrupulosamente» el procedimiento legislativo. «Son libres de apoyarlo o rechazarlo», ha puntualizado.

    Por su parte, Martí Barberà, de CiU, ha criticado la invasión competencial que, en su opinión, presenta este proyecto de ley, y se ha abstenido en la votación igual que el diputado de UPyD, Toni Cantó, quien opina que la propuesta del Ejecutivo tiene un «alto contenido cosmético», frente a la «pléyade» de recursos legales.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Animales que se vuelven blancos

Curiosidades de las plantas

Aves capaces de atacar humanos