La DIRECCIÓN del PARQUE NACIONAL desconoce la población de lobos en el Parque de Picos

A los grupos ecologistas y animalistas nos sorprende la respuesta de la Junta de Castilla Leon con motivo de la muerte de una loba radiomarcada.

 

Aunque la Dirección del Parque Nacional de los Picos de Europa declara en los informes de gestión anuales la existencia de seis manadas en el interior del espacio protegido, denominados “Lagos de Covadonga”; “Dobres”; “Fonfría”; “Valdeón-Gildar; “Cabrales-Tresviso, y “San Glorio”, lo cierto es que las Administraciones autonómicas actúan sobre dicha población de Lobos sin que la Dirección del Parque tenga el más mínimo conocimiento de estas actuaciones. Así ha quedado acreditado a través del reconocimiento por la Junta de Castilla y León del abatimiento de una loba que, al momento de su muerte, portaba el collar de seguimiento por satélite que se le había colocado por técnicos del Parque Nacional y que pertenecía al grupo denominado Valdeón que estaba siendo objeto de estudio científico. Mientras el Director del Parque Nacional declara que, al haber tenido lugar el abatimiento fuera del ámbito territorial del Parque Nacional, no tiene dato ni informe alguno, resolución o documentación relativa a dicho abatimiento al no ser competente en el territorio donde ocurrieron los hechos, la Jefa del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Castilla y León declara que a la loba no se le veía el collar y que, además, no tenía signo identificativos que la individualizara, añadiendo que “no podemos afirmar con rotundidad a cuál de las manadas que campean por esa zona pertenecía”. El cuerpo de la loba objeto de estudio científico se encuentra ahora en las oficinas de la Reserva Regional de caza de Riaño, mientras que el collar ha sido entregado en las oficinas del Parque Nacional.

 

- Advertisement -

            A su vez, en las zonas de Amieva y Onís, efectivos del Gobierno del Principado se apostan estos días en los límites mismos del Parque Nacional a la espera de que alguno de los ejemplares de los referidos grupos familiares contabilizados en el interior del Parque Nacional de los Picos de Europa, cuyo abatimiento no puede realizarse en el interior por mandato de los Juzgados de lo Contencioso Administrativo números 3 y 4, salgan de los límites y puedan ser abatidos a disparos por los Guardas del Principado, sin que tampoco entonces pueda entonces responder la Dirección del Parque, que se escuda en no ser la actuación de su competencia. 

 

            Estas actuaciones de las Comunidades Autónomas, de cuya ejecución y resultados el Parque Nacional se halla en una completa ignorancia, desvirtúa de forma perniciosa la previsión oficial sobre la población de lobos, y dado que las actuaciones suponen la eliminación de ejemplares contabilizados en el interior del Parque Nacional, se infiere que la población real es mucho menor que la que se declara y cree conocer el Parque Nacional. Pero es que además, prueban que cuando la Dirección autorizó la muerte de seis lobos, se basó en un dato falso sobre la población.  

 

            Lo mismo cabe decir con referencia a otras especies de animales silvestres que habitan en el interior del Parque Nacional, sobre los que se ejerce una excesiva presión cinegética a pesar de estar prohibida la caza en el interior del Parque Nacional, y así se llevan a cabo en la actualidad (cuando ya ha finalizado la época de caza) batidas de decenas jabalí en el interior del Parque Nacional en la zona de Amieva, a pesar de que no se han reclamado apenas daños atribuibles a la actuación de esta especie en los cultivos de la zona de actuación. Así mismo, La Junta de Castilla y León anunciaba hoy  el sorteo de 13 corzos, 17 ciervos y 17 rebecos todos ellos en el interior del Parque Nacional, sin que el Consorcio se haya pronunciado sobre este proceder ilegal por estar la caza de forma absoluta prohibida por la vigente Ley de Parque Nacionales.

 

            Todo hace pensar que el Consorcio del Parque Nacional es un ente sin autoridad sobre los valores naturales, desconocedor de la realidad precaria en la que se encuentran las especies animales y vegetales el espacio protegido, inútil en el acometimiento de su encomienda y que actúa, no sobre la base de los criterios científicos, sino respondiendo a peticiones de cazadores y ganaderos, permitiendo atroces agresiones al medio cuando no las ejecuta por sí mismo a golpe de escopeta disparando a diestro y siniestro sobre toda macrofauna que aún sobrevive en el espacio protegido, comprometiendo así los intereses generales por los que debería abogar y que se recogen con claridad meridiana en la Ley de Declaración del Parque Nacional de los Picos de Europa, continuamente trasgredida por los propios órganos de gestión en lo que ya se viene conociendo como furtivismo de Estado.

 

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés