Valle de Ricote (Murcia), detectan galápago americano en el Azud de Ojós

Un ejemplar de galápago de Florida (Trachemys scripta elegans) ha sido fotografiado recientemente en el embalse del Azud de Ojós, en el tramo del río Segura a su paso por el término municipal de Blanca. Esta especie exótica de origen americano, está considerada como una de las más peligrosas en nuestro país por su elevada capacidad de adaptación y expansión. AHEMURVentana nueva y Ecologistas en Acción quieren llamar la atención sobre los efectos perniciosos que conlleva la introducción de especies exóticas invasoras, que como en este caso, tiene lugar de forma habitual en nuestros cursos fluviales

Las especies exóticas introducidas causan perjuicios notables, tanto a las especies autóctonas y los ecosistemas, como a diversas actividades económicas sostenibles. Es el caso de varias especies de galápagos americanos que son criadas de forma masiva en granjas y posteriormente vendidas como mascotas a precios muy bajos. La mayoría de los ejemplares mueren al poco tiempo, pues su adquisición es fruto de compras impulsivas e irreflexivas, y pocas personas proporcionan a estos animales los cuidados necesarios para su correcto alojamiento. Pero es tal la cantidad de animales vendidos cada año (varios cientos de miles a nivel nacional), que una cantidad considerable de ellos son abandonados por sus dueños en ríos, embalses, charcas y lagunas. Compiten con nuestras especies autóctonas de galápagos, como ocurre en nuestra región con el galápago leproso (Mauremys leprosa), pues son más agresivos, poseen una mayor capacidad reproductora, una dieta más amplia y soportan mejor la contaminación y la presencia humana, e incluso los excluyen de los mejores puntos de insolación. También pueden transmitir enfermedades y parásitos a nuestra fauna, e incluso son vectores de la salmonella, con los consiguientes riesgos para la salud humana.

El galápago de Florida puede ser identificado fácilmente por la presencia de llamativas manchas de color rojo o amarillo, en función de las distintas subespecies, situadas a ambos lados de la cabeza por detrás de los ojos. En los años 90 del pasado siglo se puso de moda como mascota, y ya en el año 1997 la UE prohibió su importación. La liberación incontrolada de ejemplares, ha permitido la creación de varios núcleos silvestres reproductores a nivel nacional. En Murcia su presencia es cada vez más habitual en zonas acuáticas, aunque no se tienen datos sobre su posible reproducción en libertad.

Desde AHEMUR y Ecologistas en Acción apelamos a la responsabilidad de los consumidores, para que eviten la adquisición de estas, y otras especies de galápagos. Se trata de seres vivos, no de juguetes que se compran por impulso para contentar a los niños. En el caso de aquellas personas que quieran desprenderse de ejemplares de estas especies, la opción más adecuada en ponerse en contacto con las autoridades ambientales, por ejemplo a través de los Centros de Recuperación de Fauna Salvaje, o Sociedades Protectoras de Animales, y nunca proceder a su liberación en el medio silvestre.

- Advertisement -

La introducción de especies exóticas es la segunda mayor amenaza a la biodiversidad, después de la pérdida de hábitat, produciendo además importantes afecciones sobre la salud pública y la economía. Aunque estas introducciones se vienen produciendo históricamente, es en las dos últimas décadas cuando se han disparado debido al fomento del comercio, que supone el transporte de mercancías desde lejanos países; la autorización de la cría de especies exóticas en nuestro país y la utilización de muchas de ellas como mascotas.

AHEMUR y Ecologistas en Acción reclaman a todas las administraciones competentes, tanto a nivel local, regional como nacional, la puesta en marcha de medidas efectivas para prevenir dichas introducciones, y para la captura y extracción de aquellos ejemplares que sean localizados en el medio natural.

El Consejo de Ministros aprobó este verano el nuevo catálogo de especies exóticas invasoras, efectuando la supresión del Listado de especies exóticas con potencial invasor, que incluía un buen número de especies causantes de graves daños ambientales y socioeconómicos, algo que desde las organizaciones ecologistas se ha considerado como un retroceso sustancial respecto a la normativa actual y una amenaza para la biodiversidad. Aunque en el catálogo se prohíbe la adquisición y posesión del galápago de Florida, creemos necesaria la ampliación de esta prohibición a varias especies que poseen igual potencial invasor, y que rápidamente son introducidas en el comercio de mascotas por las empresas productoras, para sustituir a las especies prohibidas.

Por último, estas asociaciones recuerdan que la liberación de especies invasoras fue tipificada como delito por el Código Penal de 1995, lo que ha motivado la intervención de la Fiscalía ambiental, y que la Ley de Responsabilidad Medioambiental de 2007 obliga a indemnizar por los daños económicos que causan.

http://www.ecologistasenaccion.org/ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés