El acuífero de Doñana ‘sobreexplotado’

Del mismo modo, la organización sostiene que con los informes, estudios y publicaciones elaborados en las últimas décadas, como el mencionado, WWF ha elaborado el documento Estado del Acuífero de Doñana, con el que pretende aportar «evidencias suficientes» que apoyen la propuesta de WWF de que este acuífero se encuentra actualmente en «mal estado y como tal debe declararse».

WWF España ha analizado el Informe de Estado de la Masa de Agua Subterránea 05.51 ‘Almonte-Marismas’, también conocido como el acuífero de Doñana, del año hidrológico 2012-2013, que ha elaborado la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), un informe que confirma, según ha informado la organización en su boletín, «el mal estado» del mismo, por lo que piden su declaración «en riesgo» por su «sobreexplotación superior al 80 por ciento».

Del mismo modo, la organización sostiene que con los informes, estudios y publicaciones elaborados en las últimas décadas, como el mencionado, WWF ha elaborado el documento Estado del Acuífero de Doñana, con el que pretende aportar «evidencias suficientes» que apoyen la propuesta de WWF de que este acuífero se encuentra actualmente en «mal estado y como tal debe declararse».

En este estudio, WWF demuestra que tanto los informes y planes de las administraciones públicas –Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Agencia Andaluza del Agua, Informes anuales del Espacio Natural de Doñana o el Plan Especial de Ordenación de las zonas de regadío ubicadas al norte de la Corona Forestal de Doñana–, como los estudios científicos»avalan el empeoramiento de la masa de agua subterránea 05.51, la existencia de un índice de explotación superior al 80 por ciento y la existencia de daños ambientales derivados de los descensos del acuífero».

- Advertisement -

Desde la organización insisten en que WWF ha criticado la situación de forma reiterada ante diferentes organismos internacionales como la Unesco, Uicn o Ramsar, que reclaman al Gobierno de España la toma de «medidas urgentes para solucionar la falta de control y la sobreexplotación del

acuífero».

De hecho, destacan que la última resolución internacional sobre esta cuestión ha sido la decisión de 2014 sobre Doñana del Comité de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, que expresaba «su profunda preocupación por el continuo descenso de la situación del acuífero, así como por la ausencia de un plan de acción para hacer frente a niveles insostenibles de extracción de agua». De igual modo, considera que si este «continuo agotamiento no es revertido con urgencia, podría representar un peligro potencial».

Por todo esto, WWF entiende que el acuífero se encuentra «en mal estado de acuerdo con la normativa vigente y que la CHG debe declararlo como tal de forma inmediata», aplicando las medidas previstas en el artículo 56 del Texto Refundido de la Ley de Aguas.

WWF también considera «imprescindible» que se diseñen medidas coordinadas entre CHG y Junta de Andalucía para reordenar el uso del agua y del suelo en toda la zona –comprendida entre las provincias de Huelva y Sevilla–, de manera urgente en aquellas zonas con descensos

más acusados en los niveles del acuífero.

COMISIÓN DE AGUAS

Este martes se reúne la Comisión de Aguas del Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana y en el mismo WWF presentará una propuesta para que el mismo inste a la CHG a que declare el acuífero sobreexplotado y las administraciones nacional y autonómica tomen las medidas necesarias para recuperarlo y los ecosistemas que dependen de él.

«No se puede obviar que las aguas subterráneas son capitales para el mantenimiento de las marismas y humedales de Doñana, por lo que la recuperación de estos espacios a medio y largo plazo dependerá, entre otros factores, del buen estado de la masa de agua del acuífero

Almonte-Marismas», aseguran.

La responsable del Programa de Aguas de WWF, Eva Hernández, ha remarcado que «la Administración tiene las herramientas legales oportunas para evitar el continuo deterioro de las aguas subterráneas,

declarando el acuífero ‘en riesgo’ de forma urgente, y poniendo en marcha medidas efectivas que hagan innecesario traer agua de otras cuencas».

«No podemos esperar seis años más, hasta otro nuevo plan, porque será demasiado tarde y las consecuencias afectarán tanto al patrimonio natural como a la economía de Doñana», ha insistido.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés