El reptil que ya veía en color hace 300 millones de años

Es raro que los paleontólogos encuentren restos de los ojos, ya que el tejido blando se descompone generalmente dentro de un periodo de 64 días, dijeron los autores del estudio.

Científicos han descubierto las más antiguas células oculares ‘bastones’ y ‘conos’, analizando restos de un pez de la familia del ‘tiburón espinoso’, que vivió antes de los dinosaurios.

«Este es el primer descubrimiento de fósiles de retina en vertebrados», dijo Gengo Tanaka de la Universidad de Kumamoto en Japón, co-autor del estudio publicado en la revistaNature Communications.

Es raro que los paleontólogos encuentren restos de los ojos, ya que el tejido blando se descompone generalmente dentro de un periodo de 64 días, dijeron los autores del estudio.

Sin embargo, el Hamilton Quarry en Kansas es un tesoro de fósiles inusualmente bien conservados de todo un ecosistema de fue enterrado rápidamente bajo los sedimentos. Entre estos fósiles se incluyen los pedes extintos Acanthodes Bridgei, que figuran entre los vertebrados más antiguos conocidos con mandíbulas.

Tenía un cuerpo largo y aletas con espinas que han vivido en el agua salobre de poca profundidad, y desapareció a finales del período Pérmico hace 250 millones de años, cuando casi el 90 por ciento de las especies desapareció en la extinción más grande de la historia de la Tierra.

Un especimen de A. Bridgei de hace 300 millones de años encontrado en la cantera conserva elementos del color original y la forma del ojo, y un pigmento que absorbe la luz en la retina. Los restos habían sido preservados bajo una fina capa de fosfato, dijo Tanaka. El análisis del tejido «ofrece el primer registro de bastones y conos oculares mineralizados en un fósil», dice el estudio.

Éstos, junto con pigmentos de melanina que abosorben la luz, sugieren que el pez era «probablemente» capaz de ver con poca luz usando bastones altamente sensibles, y por el día utilizando células de conos. En los animales modernos, las células de cono responden individualmente a la luz en longitudes de onda específicas, permitiendo así la observación de diferentes colores.

«La presencia de conos indica que A. Bridgei probablemente poseía la visión del color», según el estudio, aunque se necesitan pruebas concluyentes.

Se cree que la visión existía por lo menos hace 520 millones de años, pero esta es la primera evidencia directa de los receptores sensibles al color.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Animales que se vuelven blancos

Curiosidades de las plantas

Aves capaces de atacar humanos