Un ‘nuevo’ roble para Gernika

La presidenta de las Juntas Generales, Ana Madariaga, y el ingeniero técnico agrícola Kepa Txarterina han comparecido este jueves en la sede de la Cámara foral en Bilbao para explicar el estado del roble de Gernika, al que se han aplicado en los últimos meses diversas «medidas de choque» para intentar «mejorar su salud».

La Casa de Juntas de Gernika contará esta primavera con un nuevo retoño del Árbol de Gernika ya que «las medidas de choque» puestas en marcha para «salvar la vida» del roble actual no han sido «suficientes». El último muestreo realizado por expertos ha determinado que el ejemplar está «completamente seco».

La presidenta de las Juntas Generales, Ana Madariaga, y el ingeniero técnico agrícola Kepa Txarterina han comparecido este jueves en la sede de la Cámara foral en Bilbao para explicar el estado del roble de Gernika, al que se han aplicado en los últimos meses diversas «medidas de choque» para intentar «mejorar su salud».

Sin embargo, estas medidas «no han dado resultados satisfactorios», ha lamentado la presidenta de las Juntas Generales, que ha agradecido el trabajo efectuado por los técnicos de Basalan y del Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad del País Vasco.

Por ello, ha anunciado que un nuevo retoño de la misma estirpe del Árbol de Gernika «estará listo para la próxima primavera» para su plantación en la Casa de Juntas. En las próximas semanas, los operarios realizarán las primeras labores para preparar el terreno y, de este modo, ver cómo en unos meses un nuevo ejemplar «sigue simbolizando las libertades vascas», ha afirmado.

La «delicada» situación del Roble de Gernika llevó a las Juntas Generales de Bizkaia a tomar en agosto del año pasado una batería de medidas urgentes para estabilizar y mejorar el estado de este ejemplar de 28 años de edad presente en la Casa de Juntas de Gernika.

«COMPLETA DESECACIÓN»

Los expertos de la UPV/EHU y Basalan ya advirtieron en septiembre de que el ejemplar estaba «bastante debilitado». Su situación era «crítica» debido al «deteriorado» estado en el que se encontraba su sistema radical. Según han explicado, «durante años, sus raíces han intentado desarrollarse en un suelo desestructurado, sin capacidad de drenar y totalmente saturado de agua, lo que ha sometido al árbol a un crecimiento en condiciones de anoxia que ha alterado gravemente la fisiología de la raíz».

Estas condiciones, unidas a que el ejemplar se sitúa en una zona sombría y a la fuerte pluviosidad de 2013, ha causado «una degeneración progresiva del sistema radical» y ha acabado por afectar también «gravemente» a la fisiología y el crecimiento de la parte aérea.

En la última revisión se comprobó al detalle todas las ramificaciones del ejemplar, tanto de su parte aérea, desde la parte inferior hasta la copa, como sus raíces. Los técnicos encontraron evidencias de «la completa desecación» del árbol, como el color marrón del interior de ramas y tronco o la pérdida de flexibilidad de ramas y raíces.

Además, el agujero de inserción realizado para la inyección vía xilema de diversos productos fertilizantes no presentaba ningún signo de cicatrización. Los técnicos comprobaron que tampoco había generación de nuevas raíces y las muestras de laboratorio no encontraron evidencias de vida en el tejido vegetal.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Animales sacrificados para hacer ropa

10 fósiles vivientes

CREAF en la COP15 de la biodiversidad

Volcanes más peligrosos del mundo