Andalucía declara tres Zonas Especiales de Conservación de la red europea Natura 2000

Junto con la declaración, el Consejo también ha aprobado los planes de ordenación de los recursos naturales de estos espacios.

El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes la declaración, como Zonas Especiales de Conservación (ZEC), del Paraje Natural del Acantilado de Maro-Cerro Gordo (Málaga-Granada) y de las reservas naturales de la Albufera de Adra (Almería) y Laguna Honda (Jaén). La decisión eleva a 78 el número de espacios protegidos andaluces que cuentan con esta figura europea de la Red Natura 2000, cuyo objetivo es el mantenimiento y la recuperación de hábitats y especies de la flora y la fauna.

Junto con la declaración, el Consejo también ha aprobado los planes de ordenación de los recursos naturales de estos espacios. De vigencia indefinida y con evaluación cada seis años, estos documentos establecen las normas para compatibilizar la preservación de los valores ecológicos con los usos y aprovechamientos, a través de un régimen de autorizaciones y limitaciones. Asimismo, recogen los distintos programas para mantener los procesos ecológicos; restaurar los hábitats degradados o desnaturalizados; conservar la flora y la fauna, y garantizar la protección del paisaje.

Respecto a los planes anteriores, los nuevos documentos recogen adaptaciones a las exigencias específicas de la Red Natura 2000. No obstante, el correspondiente a Maro-Cerro Gordo incluye también la novedad de ampliar en 38 hectáreas los límites del ámbito marítimo de este espacio. Con ello, la superficie total alcanza las 1.915 hectáreas (384 terrestres y 1.529 marinas).

- Advertisement -

La declaración de un enclave o territorio como ZEC conlleva su inclusión en la red europea de espacios naturales Red Natura 2000. Esta red integra los hábitats que se consideran de mayor valor ecológico a escala continental y, por tanto, otorga un plus de reconocimiento tanto a los espacios que incorpora como a la gestión pública de los mismos. Andalucía tiene un peso muy destacado en esta red, ya que cuenta con una de las mayores extensiones de territorio protegido de la Unión Europea y la mayor de España: casi 2,74 millones de hectáreas, el 30% del total nacional.

Asimismo, es la segunda comunidad autónoma española, después de las Islas Canarias, con mayor longitud de costa protegida (uno de cada tres kilómetros). En el ámbito internacional, la región tiene reconocidas por la Unesco nueve de las 22 Reservas de Biosfera españolas, a lo que suma la consideración de Doñana como Patrimonio de la Humanidad.

El Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, situado entre las provincias de Málaga y Granada, conforma una de las escasas franjas marítimo-terrestre que han quedado preservadas del proceso urbanizador en el Mediterráneo español. Entre su flora destacan plantas como el hinojo marino o ‘siempreviva de los acantilados’, una especie exclusiva del litoral malagueño, o el boj, un arbusto que sólo se encuentra en el sureste andaluz, algunas zonas del norte de África y las islas de Mallorca y Cerdeña.

El enclave acoge valiosas poblaciones de aves marinas, de rapaces como el halcón peregrino y de reptiles como el lagarto ocelado o el camaleón. La franja marítima destaca por la elevada diversidad biológica de sus praderas fanerógamas y sus fondos rocosos.

La Reserva Natural de la Laguna de Adra, integrada por las albuferas Honda y Nueva, se localiza al suroeste de la provincia de Almería, en el delta del río del mismo nombre. Con una extensión de 131 hectáreas, este enclave de alto interés faunístico es punto de paso de multitud de aves acuáticas migratorias.

De aguas moderadamente salobres por su situación junto a la línea de costa, el espacio alberga una de las mayores zonas de invernada y cría de la malvasía cabeciblanca en Europa, además de otras aves acuáticas nidificantes como el avetorillo, la focha o el porrón moñudo. La Albufera de Adra ofrece también una variada riqueza de anfibios y peces, entre ellos el fartet, una especie exclusiva de la Península Ibérica y en peligro de extinción que concentra aquí su variedad intermedia entre la mediterránea y la atlántica.

Por su parte, las reservas naturales de Laguna Honda y del Chinche, localizadas en el extremo suroccidental de la provincia de Jaén, en el término municipal de Alcaudete, funcionan como enclaves complementarios para el asentamiento de la avifauna de los humedales cordobeses y malagueños, principalmente flamencos rosas, cigüeñuelas, malvasías y fochas cornudas (estas dos últimas en peligro de extinción).

Rodeadas de olivares, estas lagunas endorreicas se alimentan exclusivamente de escorrentías superficiales y cuentan con una vegetación natural de espadañas, juncos y carrizos. Contando las zonas periféricas de protección, la reserva de Laguna Honda tiene una extensión de 285 hectáreas y la del Chinche de 139.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés