Piden el cierre de la incineración de residuos en las cementeras de La Sagra

En un comunicado, la plataforma habla de «oscurantismo en la gestión y prebendas en unas instalaciones» a las que informes de la Agencia Europea de Medio Ambiente e investigaciones científicas «atribuyen haber contribuido a una pérdida de expectativa de vida entre la población y a muertes prematuras derivadas de la contaminación del aire».

La Plataforma Toledo Aire Limpio ha pedido al Gobierno de Castilla-La Mancha que imponga de oficio el cese de la incineración de residuos en cementeras de La Sagra, que, a su juicio, «no es necesaria para la fabricación de cemento», pero que por contra «sí entraña un peligro evidente para la salud de la población y el medio ambiente».

En un comunicado, la plataforma habla de «oscurantismo en la gestión y prebendas en unas instalaciones» a las que informes de la Agencia Europea de Medio Ambiente e investigaciones científicas «atribuyen haber contribuido a una pérdida de expectativa de vida entre la población y a muertes prematuras derivadas de la contaminación del aire».

Así, denuncia en primer lugar la situación «irregular» en la que se encuentra la cementera de La Sagra perteneciente a Lafarge Cementos, a la que, «con una producción muy mermada en 2013, la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente autorizó, sin embargo, un aumento significativo del volumen de residuos a incinerar, sin someterlo a ningún estudio de impactos y sin dar a los vecinos afectados la posibilidad de conocer el proyecto ni, por tanto, presentar alegaciones a lo que suponía una mayor incidencia».

Igualmente, la plataforma asegura no entender tampoco que «la Administración haya concedido a las cementeras de La Sagra en 2013 y para otros siete años más asignaciones millonarias de CO2, sin que ni Holcim, ya desmantelada, ni Cemex hayan producido ese año una sola tonelada de clínker y habiendo tenido Lafarge un único horno en funcionamiento».

A esto hay que añadir, continúa Toledo Aire Limpio, que «no se han facilitado datos esenciales del funcionamiento de las cementeras, como la procedencia de los residuos que se incineran, para saber su composición y si se cumple el principio de proximidad, que prescribe que al menos el 90% se hayan originado en la propia Comunidad».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés