Para que el compostaje doméstico funcione, lo fundamental es la motivación y el compromiso de las familias participantes

Bajo el título “Compostaje doméstico. Pormenores del programa impulsado por Sogama”, Mayra Moure Santamarina, ingeniera de la consultora lucense Ingesyma, participó el pasado 5 de junio, en una jornada promovida por Sogama en su complejo medioambiental de Cerceda (A Coruña) y con la que conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente, pretendiendo informar al aproximadamente medio centenar de asistentes (concejales, técnicos municipales de medio ambiente, portavoces de asociaciones, universitarios, profesores y empresarios) sobre las posibilidades que ofrece el compost doméstico en la agricultura ecológica.

Moure Santamarina comenzó su alocución definiendo el compostaje doméstico, al que calificó como práctica tradicional, muy extendida en el rural gallego, que consiste en descomponer los restos de materia orgánica, que suponen en torno a un 42 por ciento de la basura doméstica, y convertirlos en un fertilizante estable y de alta calidad.

TODO BENEFICIOS

La representante de Ingesyma puso de relieve los beneficios que trae consigo para los ayuntamientos la implantación de programas de autocompostaje.

- Advertisement -

En este sentido, destacó los puramente ambientales, ya que permite llevar a cabo un tratamiento más ecológico de la fracción orgánica de la basura, recuperando recursos naturales y devolviendo a los suelos elementos fertilizantes esenciales.

Tal y como trasladó al auditorio, su implantación sólo tiene sentido en las viviendas unifamiliares que cuenten con huerto, jardín o tierras de cultivo, permitiendo de esta forma cerrar el ciclo de aprovechamiento de los restos orgánicos.

También se refirió a las posibilidades que ofrece el programa para reducir la generación de desechos en origen, posibilitando al mismo tiempo la disminución de la frecuencia de recogida de los contenedores y transporte de los desperdicios hasta la instalación de tratamiento. De esta forma, los concellos consiguen aminorar los niveles de emisiones de CO2, obteniendo un abono de alta calidad, muy superior al fabricado en una planta industrial.

Asimismo, se hizo eco de las ventajas económicas, toda vez que permite a los usuarios obtener un abono natural a coste cero, consiguiendo los entes locales reducir los costes de recogida y transporte, que necesariamente deben llevar a cabo con sus propios medios, traduciéndose todo ello en un menor importe de la factura a pagar a Sogama.

Para ilustrar su discurso, puso como ejemplo un escenario de participación de 200 familias con una media de 4 miembros cada una y una producción estimada de 1,05 kg de residuos por persona. La generación media anual de orgánicos por unidad familiar sería de aproximadamente 645 kilos, lo que supondría una disminución de aproximadamente 129.000 kilos.

Desde la dimensión social, puso de relieve la posibilidad que el programa ofrece para fomentar el contacto de las personas con la naturaleza, constituyendo de forma paralela una gran herramienta de educación ambiental y participación ciudadana, abriendo la puerta a otras campañas y acciones medioambientales.

Además de todo ello, y ya a nivel logístico, permite aminorar los desplazamientos que los ciudadanos deben realizar a los contenedores ubicados en las vías públicas, por lo general distanciados de las viviendas rurales debido a la alta dispersión de la población.

METODOLOGÍA

Mayra Moure insistió en la importancia de disponer de una metodología de actuación para garantizar el éxito de la iniciativa. Es por ello que aludió al protocolo seguido por Sogama y que da comienzo con la solicitud de adscripción del concello, teniendo continuidad con el suministro del material didáctico y divulgativo, impartición de cursos teórico-prácticos de formación, destinados tanto a los vecinos participantes como a los portavoces de los gobiernos locales, y concluyendo con la entrega de compostadores (de 340 litros de capacidad y fabricados con materiales reciclados y reciclables) y asesoramiento técnico externo.

Hasta el día de hoy, Sogama ha implantado su programa de autocompostaje en 152 entidades, de las cuales 101 son ayuntamientos, 42 centros ecucativos y 9 colectivos sociales, habiendo repartido entre los mismos más de 4.300 recipientes. Con estas cifras, la representante de Ingesyma, firma que se ha venido haciendo cargo de la asistencia técnica del programa de autocompostaje impulsado por Sogama, estima una reducción diaria de 8.000 kilos de desechos, lo que se traduce en 3.000 toneladas anuales.

Considera que lo fundamental para garantizar el buen funcionamiento de la iniciativa es la motivación de las familias participantes, su formación, el buen asesoramiento y seguimiento técnico y, por supuesto, el compromiso de los agentes participantes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés