Envases sostenibles por favor…

Y es que el consumidor apuesta por la sostenibilidad y valora la ecología, requiriendo que el envase reduzca su impacto ambiental, limitando el uso de materiales no sostenibles, reduciendo la huella de carbono y el consumo energético, y potenciando su reciclabilidad.

Tal y como se recoge en el último boletín “Agroenvase” de Fedemco (Federación Española del Envase de Madera y sus Componentes boletí[email protected]) correspondiente al pasado mes de marzo, los consumidores demandan envases sostenibles, cómodos, seguros, personalizados y que aporten experiencias. Así lo pone de manifiesto en un artículo Belén Derqui, Consultora en El Índice K y docente en el Máster en Dirección Estratégica de Marketing y Ventas de la Universidad de Barcelona.

Y es que el consumidor apuesta por la sostenibilidad y valora la ecología, requiriendo que el envase reduzca su impacto ambiental, limitando el uso de materiales no sostenibles, reduciendo la huella de carbono y el consumo energético, y potenciando su reciclabilidad. También se muestra interesado en la comodidad y ergonomía, toda vez que apuesta por soluciones que le hagan la vida más fácil, así como en la seguridad y trazabilidad, buscando en todo momento la seguridad alimentaria y manteniendo los productos en condiciones adecuadas. Asimismo, se ha constatado que la personalización y la experiencia sensorial constituye otro de los atractivos de los envases a través del desarrollo de una marca relacionada con unos valores reconocidos por los clientes que aporten experiencias satisfactorias.

En el ámbito de la seguridad alimentaria, cabe señalar que la prestigiosa revista científica del Instituto de Tecnólogos de Alimentos de Chicago en Estados Unidos, “Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety”, ha publicado un artículo en el que, bajo el título “Seguridad microbiológica de la madera en contacto con los alimentos: revisión crítica”, se recogen los resultados de un estudio, realizado por un equipo de expertos en Francia, España y Alemania, que avala las ventajas aportadas por la madera en los envases y embalajes, teniendo en cuenta que su naturaleza porosa no sólo no es una limitación higiénica, sino que incluso puede ser una ventaja para la conservación de los productos. De hecho, su superficie rugosa o porosa genera a menudo condiciones desfavorables para la proliferación de los microorganismos, con la particularidad de que este material produce componentes antimicrobianos capaces de inhibir o limitar el crecimiento de microorganismos patógenos.

El artículo parte de una revisión de las conclusiones de estudios científicos publicados en los últimos 20 años, y realiza una descripción de las propiedades generales de los embalajes de madera, centrándose en el estado microbiológico de la madera natural.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés