Las cenizas de Seseña pueden ser residuos peligrosos

Este material se ha llevado a un gestor autorizado para «compactarla» y destinarla a valoración siderúrgica, de lo que se ha encargado una siderurgia de Cataluña.

El director general de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Mariano González, ha indicado este miércoles que la retirada de las cenizas producidas tras el incendio del vertedero ilegal de Seseña, registrado el pasado 13 de mayo, se llevará a cabo una vez se conozcan los resultados de la analítica para determinar si tienen consideración de residuo peligroso o no.

González ha comparecido en representación del consejero del ramo, Jaime González Taboada, en la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea de Madrid, donde ha explicado a los grupos parlamentarios que hasta el momento, en la parte madrileña del vertedero ilegal, se ha retirado toda la ferralla, el acero que contenían los neumáticos que se encontraban en el vertedero, cerca de 1.500 toneladas.

Este material se ha llevado a un gestor autorizado para «compactarla» y destinarla a valoración siderúrgica, de lo que se ha encargado una siderurgia de Cataluña.

Así, lo que queda en la parte madrileña de los terrenos es ceniza, que ha sido asentada con un polímero para evitar su dispersión.

«Estamos esperando la analítica para que nos determinen si esas cenizas tienen consideración de residuo peligroso o no peligroso y en función de su consideración tendrán un tratamiento u otro», ha indicado González, para agregar que esperan recibir los resultados la primera quincena de octubre.

Una vez se conozcan los resultado, la Comunidad se pondrá en marcha con Tragsa, la empresa pública encargada de las labores de limpieza, para retirarlas.

Si las cenizas no se consideran residuo peligroso se transportarán a un vertedero de residuos industriales no peligrosos, seguramente en Madrid, lo que abarataría el coste.

En caso de considerarse residuo peligroso serán llevadas a un depósito de seguridad de residuos peligrosos o, si fuera necesario, a una instalación de combustión, dependiendo del poder calorífico.

El coste de la limpieza del emplazamiento dependerá del tratamiento que requieran las cenizas, pero hasta el momento se ha previsto un gasto de 2 millones de euros para retirar la chatarra y quitar la ceniza, una cantidad que sería suficiente si ésta no tuvieran consideración de residuo peligroso.

En caso de que la ceniza fuera considerada residuo peligroso el coste podría aumentar, ha advertido González, quien ha señalado que la previsión de los 2 millones de euros fue «tentativa» y «sin demasiada información», sobre la base de una aproximación de los volúmenes que había y cómo había combustionado el material, así como de las dimensiones de la parte de Madrid.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Por qué debemos reciclar

Real Decreto de envases: inadmisible

Qué es la bioacumulación