Más reciclaje y menos vertido

Aunque el vertido es la opción más barata, lo cierto es que también resulta la más nociva, por lo que se hace necesario incentivar la práctica de las tres erres (reducir, reutilizar y reciclar), a las que se añadiría la recuperación energética de la fracción no reciclable.

Abandonar la economía lineal, caracterizada por un modelo basado en la producción, el consumo y el desperdicio, a una lineal, en la que la reutilización y el máximo aprovechamiento de los productos cobran especial protagonismo, exige tomar medidas para incrementar las tasas de reciclado en la Unión Europea.

Es por ello que el Parlamento Europeo votará mañana, 14 de marzo, cuatro normativas sobre gestión de los residuos generados en los hogares y pequeños negocios, que representan en torno al 8% del total de la basura producida en el entorno comunitario, a fin de aumentar la tasas de reciclado, limitar el uso de los vertederos, dadas sus nocivas consecuencias para el medio ambiente y la salud, y reducir los desperdicios de alimentos, toda vez que en Europa acaban en la basura 89 millones de toneladas de comida cada año.

Aunque el vertido es la opción más barata, lo cierto es que también resulta la más nociva, por lo que se hace necesario incentivar la práctica de las tres erres (reducir, reutilizar y reciclar), a las que se añadiría la recuperación energética de la fracción no reciclable. “Cuantos menos residuos vierta un país, más tiende a reciclar y, por tanto, más cerca está de un modelo de economía circular”. En todo caso, el objetivo es que los productos y materiales sean reciclados y reutilizados una y otra vez, de manera que continúen generando valor.

- Advertisement -

Además de todo ello, una correcta gestión de los desechos podría reportar interesantes beneficios económicos, erigiéndose en una importante fuente de ingresos. Y como ejemplo, en una comunicación anterior del Parlamento, se alude a los teléfonos móviles, ya que si se recuperasen el 95% de sus componentes, se generaría un ahorro en los costes de material superior a un billón de euros al año.

La reducción en la producción de residuos urbanos constituye también otro objetivo prioritario. Si bien entre 2004 y 2014, la generación de basura en la UE se redujo en un 3%, lo cierto es que la tendencia no ha sido la misma en todos los países.

En cuanto al uso de vertedero, los datos también son dispares según Eurostat. Mientras que los países más avanzados y comprometidos con el medio ambiente (Alemania, Austria, Holanda, Suecia, etc), que resultan ser también los que más reciclan y los que más valorizan energéticamente, cuentan con tasas de vertido inferiores al 4%, en el caso de España asciende al 55%, siendo aún mucho más pronunciado en Rumanía, Malta, Letonia, Croacia y Chipre, con valores que oscilan entre el 75 y el 92%.

La Comisión Europea había propuesto en su momento que la UE alcanzase una tasa de reciclado del 65% en 2030 y limitase el vertido al 10%. No obstante, todo apunta a que estos objetivos serán todavía más ambiciosos, pretendiendo llegar al 70% de reciclado y al 5% de vertido.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés