Carreteras limpias de basuraleza

Las cunetas son espacios donde se produce una gran concentración de residuos.

Su acumulación puede provocar el aumento de inundaciones, posibles incendios, contaminación por vertido de sustancias tóxicas, además de fomentar las probabilidades de accidentes de tráfico.

Esta es la razón por la cual LIBERA, el proyecto creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, mantiene durante todo este verano la campaña ‘Tirar basuraleza en la carretera nunca lleva a un buen lugar’ con un firme objetivo: sensibilizar a la población de su impacto ambiental. 

Nombres como ‘Atascamontes’, ‘Vallemarchito’ o ‘Colillas de la Vega’ son algunos de los elegidos por el proyecto LIBERA para ejemplificar en qué se convertirían los pueblos si no se frena el abandono de residuos en cunetas y carreteras.

La campaña, quecuenta con el apoyo de la Dirección General de Tráfico (DGT), vieneacompañada de una recopilación de datos sobre las consecuencias ambientales que tiene abandonar residuos en las carreteras. 

En base a esa información, se puede identificarla fuente principal de estos residuos: los conductores en un 53% y peatones en un 23%. No obstante, existen otros como la pérdida de cargas en camiones, coches y camionetas, así como elementos desprendidos de los propios vehículos y pérdidas de aceite de motor. Asimismo, hay que tener en cuenta la localización de las carreteras. 

El abandono incontrolado de este tipo de residuos trae consigo graves consecuencias para el entorno. La principal es el riesgo de incendios debido a la presencia de colillas mal apagadas o de restos de cristales que acumulan luz en un punto y provocan el llamado “efecto lupa”.

Asimismo, la acumulación de basura aumenta el riesgo de inundaciones al impedir el correcto funcionamiento de las vías de encauzamiento del agua. Además, la presencia de estos residuos también pone en peligro a conductores y transeúntes, al obligarles a sortear los impedimentos. 

Otro impacto de graves consecuencias producido por la basuraleza en las cunetas es la contaminación por vertido de sustancias tóxicas ya que, aunque la presencia de estos residuos no sea elevada, restos como frigoríficos, termómetros, latas de pintura o baterías de coche tienen un alto impacto en el entorno. 

Acabar con este problema es prioridad y para ello es esencial pasar a la acción a través de labores de concienciación y el cambio de los hábitos de consumo.

En relación a ello, Sara Güemes, coordinadora del proyecto LIBERA de Ecoembes, asegura que “tenemos que acabar con la despreocupación en torno a arrojar un residuo a una cuneta. Las carreteras son espacios que también deben protegerse de la invasión de la basuraleza. Campañas como esta sirven para poner en boga que un planeta sostenible pasa necesariamente por una sociedad concienciada con el cuidado del medioambiente en todas las áreas”. 

Por su parte, Miguel Muñoz, coordinador del proyecto LIBERA de SEO/BirdLife destaca que “no hay alternativa, no hay un “planeta b”. La sensibilización es el único camino para acabar con esta lacra. La gran diversidad de paisajes que vemos en nuestros trayectos por carretera debería ser un recordatorio de la gran riqueza natural que tenemos en nuestro país y de la responsabilidad que tenemos de mantenerla en buen estado para las generaciones futuras”.

Fuente: Proyecto LIBERA

Vídeo de la campaña «Tirar basuraleza en la carretera nunca lleva a un buen lugar»: en YouTube

Tirar basuraleza en la carretera nunca lleva a un buen lugar

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés