Ocho distritos de Madrid reciben sus cubos de tapa marrón

La recogida separada de calidad de los biorresiduos hace prácticamente innecesario el tratamiento posterior de separación facilitando la producción de biogás o compost.

Un papel de celo fija al cubo de tapa marrón un cartel informativo del Ayuntamiento de Madrid en que se pide no utilizarlo hasta el próximo 1 de noviembre, cuando este recipiente entrará en servicio en ocho distritos más de la capital.

Será la penúltima fase de la implantación del cubo de tapa marrón para la recogida de restos orgánicos, un proceso que arrancó en noviembre de hace dos años, con el Ejecutivo presidido por Manuela Carmena, que culminará en 2020, con José Luis Martínez-Almeida como alcalde, cuando llegue al distrito Centro.

En estos cubos se deben depositar:

  • Restos de fruta y verdura,
  • De carne y pescado,
  • Cáscaras de huevo, de marisco y frutos secos,
  • Otros restos de comida,
  • Posos de café e infusiones,
  • Tapones de corcho, cerillas y serrín,
  • Papel de cocina y servilletas sucias y
  • Pequeños restos de jardinería.
- Advertisement -

En los cubos de tapa naranja se seguirán depositando pañales, compresas, toallitas húmedas, colillas, polvo de barrer, excrementos de animales, arena de gato y pelo.

La recogida se realizará todos los días de la semana en el horario habitual de la recogida del cubo de resto, el de tapa naranja.

Además tiene otros beneficios medioambientales, como la reducción de los gases de efecto invernadero o los malos olores. Además se reduce la cantidad de residuos que llegan al vertedero, aumenta su vida útil y se mejora la recogida selectiva del resto de los residuos reciclables.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés