Catalunya. Arranca la recogida itinerante de residuos sin contenedor específico en el Pallars Jussà

El Consell Comarcal del Pallars Jussà, en Lleida, ha puesto en marcho, en los pueblos más pequeños, un servicio itinerante para la recogida de la basura que no tiene un contenedor específico.

El servicio es una prueba piloto que comenzó en Guàrdia de Noguera y ahora está en Isona, y que se irá ampliando a otros pueblos, ha informado este miércoles el Consell Comarcal en un comunicado.

Es un vehículo adaptado que según el Consell Comarcal permitirá que los usuarios de los pueblos más pequeños no tengan que desplazarse a los centros de recogida de Tremp o la Pobla de Segur, convirtiéndolo así en un servicio de proximidad y una herramienta de concienciación.

El servicio es una prueba piloto que comenzó en Guàrdia de Noguera y que está ahora en Isona, y se irá ampliando a otros pueblos, ha informado este miércoles el Consell Comarcal en un comunicado.

- Advertisement -

Es un vehículo adaptado que según el Consell Comarcal permitirá que los usuarios de los pueblos más pequeños no tengan que desplazarse a los centros de recogida de Tremp o la Pobla de Segur, convirtiéndolo así en un servicio de proximidad y una herramienta de concienciación.

El Consell Comarcal gestiona el vertedero, los centros de recogida de Tremp y la Pobla de Segur, la planta de compostaje, hace recogida selectiva (cartón, envases, vidrio, orgánica y rechazo) por toda la comarca, y recogidas especiales como las de voluminosos, la de cartón puerta a puerta en establecimientos comerciales, o de aceite vegetal en Tremp y la Pobla.

La dispersión de la población hace que haya seis rutas de recogida de residuos para llegar a 120 núcleos de población, y que suponen casi 1.800 kilómetros semanales.

El pleno del Consell Comarcal ha aprobado con los votos favorables del equipo de gobierno de ERC y JxCat y sin ningún voto en contra, la subida de la tasa de recogida de basuras en un 6% para hacer frente a los mayores costes, principalmente el aumento de un 14% del canon sobre los residuos que aplica la Generalitat y el 37% de aumento en el tratamiento y transporte de lixiviados.

«A pesar de la contención con el gasto, estos dos factores han requerido este aumento del 6% que traspasado al recibo de una vivienda, significa cinco euros más al año, costará 90,67 euros», señala el Consell Comarcal.

El presidente del Consell Comarcal, José Maria Mullol, asegura que a pesar del aumento, el Pallars Jussà tiene la tasa más baja de las comarcas del Alt Pirineu y Aran.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés