Greenpeace afirma que los químicos utilizados para luchar contra la marea negra del Golfo de México son dañinos

Según las cifras más pesimistas lanzadas por científicos que se basan en medidas realizadas en sobre las imágenes de la tubería, el vertido podría alcanzar las 10.000 toneladas diarias, cuando se cumple un mes del vertido.

   Varios expertos de la organización han comprobado la llegada de crudo a la costa de Luisiana, cerca del delta del río Misisipi. «En estos momentos, una de las principales preocupaciones de los científicos es el descubrimiento de manchas submarinas de cientos de kilómetros cuadrados que podrían estar provocando el consumo del oxígeno, lo que tendría consecuencias desastrosas para las especies de la zona», señala el comunicado de la organización.

   Este efecto, añade, podría haber sido provocado por el uso indiscriminado de dispersantes químicos con el objetivo de hundir la mancha, que la ha hecho menos visible, pero no menos destructiva.

   Además, Greenpeace ha pedido al Congreso de Estados Unidos que establezca una prohibición de nuevas perforaciones en alta mar para evitar que estas catástrofes se repitan. Además, la organización ecologista ha exigido a Obama una ley que reactive un cambio de modelo hacia la energía limpia.

- Advertisement -

   «La industria petrolera sólo quiere ganar dinero, no es capaz ni tan siquiera de acabar en un mes con el vertido que ellos mismos han provocado», señaló la responsable de Contaminación de la organización, Sara del Río. «Sólo hay una manera de asegurar que este tipo de catástrofes no se vuelva a repetir, y es cambiando de modelo energético por uno que abandone la dependencia del petróleo y sea cien por cien renovable», aseguró.

   Por el momento no se conoce qué costas tocará el vertido. Una capa gruesa de crudo ha alcanzado ya las costas de Luisiana y, según las imágenes de satélite, parece que la mancha ha alcanzado la corriente del lazo que en unos días podría desplazar el petróleo a las costas de Florida e incluso de Cuba, indica la organización. Otras tesis indican que a través de la corriente del golfo, el crudo podría llegar hasta Europa.

   Según Greenpeace, es imprescindible que la industria petrolera se responsabilice totalmente de los impactos del vertido y que este episodio de contaminación funcione como un revulsivo a las administraciones para que den un vuelco hacia un modelo energético responsable con el medioambiente y la salud de las personas.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés