Quién pagará el desastre de BP en el Golfo de México

“BP pagará todos los costos necesarios para la limpieza y se compromete a pagar todas las legítimas reparaciones por otras pérdidas y daños causados por la fuga de petróleo”. Eso dijo  Lamar McKay, presidente de BP America, frente a una comisión del congreso de los Estados Unidos en mayo.

Y una cosa es segura desde ya: el hundimiento de la plataforma perforadora Deepwater Horizon tendrá un alto costo financiero para BP. ¡Muy alto! Pues, según la Ley, Estados Unidos podría reclamar a la compañía petrolera británica por cada gota de petróleo derramada: hasta a 27 dólares por litro podrían ascender las cuentas. BP tendría que pagar miles de millones de dólares, la razón – según los críticos – por la que la empresa trata de camuflar las verdaderas dimensiones del derrame.

Ayudas no liberan a BP de obligaciones futuras

Unos 3,5 millones de dólares dice haber pagado ya BP por las labores de limpieza, los intentos de frenar la fuga y reparaciones a los habitantes costeros. Con la Casa Blanca se acordaron fondos de ayuda por valor de 20 mil millones de dólares. Con ellos debe pagarse a los pescadores que perdieron su trabajo a consecuencia de esta catástrofe ambiental.

- Advertisement -

Las ayudas financiadas por BP deben estirarse para cubrir un lapso de 4 años. Así que nadie sabe a ciencia cierta si el dinero alcanzará. Por eso el presiente de Estados Unidos, Barack Obama, ha insistido en que los 20 mil millones no liberan a BP de otras obligaciones. En la costa del Golfo de México, los habitantes miran con preocupación hacia el futuro “con pintas negras”.

¿Cuándo volverán los panes… y los peces?

La catástrofe ha dejado, por doquier, pescadores que no saben cuando podrán volver a pescar. El ecosistema está dramáticamente amenazado y 12 parques nacionales han sido dañados. Los hoteles y restaurantes están vacíos. No hay turistas. Conocidas ciudades costeras como Pensacola, en la Florida, se anuncian en los mejores tiempos de publicidad televisiva: usted debería, pese a todo, venirse de vacaciones a la costa.

Tendrán que pasar muchos años hasta que la costa del golfo se haya recuperado del todo. El presidente Obama lo dejó claro una vez más el pasado viernes (16.07): “BP tiene que pagar los daños que ha provocado. No sólo los daños ambientales y los trabajos de limpieza, sino también las reparaciones a las personas que sufren las consecuencias del accidente”.
 

Del dicho al hecho: ¿un buen diálogo?

En la costa,  muchos habitantes y autoridades están desilusionados con el acuerdo entre el Gobierno estadounidense y BP. El Estado de Louisiana ha dirigido ya dos cartas a la compañía, con el reclamo de de 10 millones de dólares para el tratamiento de pescadores traumatizados que han perdido su fuente de trabajo y ganancias.

Sin embargo, hasta ahora BP sólo habla de querer promover un “buen diálogo”. ¿Dinero? ¡De eso no se habla! El diálogo entre los habitantes y BP se ha tensado. El tono sube. Pero eso sí, hay que tener cuidado de que no suba demasiado pues, en últimas, se trata de evitar que la compañía se declare en quiebra o abandone la región. Si eso sucediese – temen los pobladores costeros – muchos más empleos se perderían y los costos de la catástrofe subirían una vez más.

 

Autor: Benjamin Hammer / Rosa Muñoz Lima

Editor: José Ospina Valencia

http://www.dw-world.de/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés