Greenpeace envía uno de sus barcos a la zona del vertido en el Golfo de México para evaluar el «verdadero impacto»

El barco partirá de Tampa, en Florida, la semana del 9 de agosto y visitará los Cayos de la Florida y el parque nacional Dry Tortugas, antes de acercarse a la fuente del derrame, a 80 kilómetros de la costa de Venice, en Louisiana, precisó la ONG en un comunicado.

   Científicos a bordo del barco de Greenpeace examinarán la zona del Golfo a fondo –desde el plancton en la superficie hasta las plumas de crudo en la columna de agua o los corales de aguas profundas– para determinar el alcance de los impactos del vertido.

   Según Greenpeace, pese al anuncio realizado por BP –compañía propietaria del pozo que está ocasionando la marea negra– el pasado fin de semana de que había controlado el vertido, se ha comprobado que el pozo sigue vertiendo crudo al mar porque existen fugas de menor entidad que la empresa no puede controlar.

   En este sentido, subrayó que ni siquiera la completa detención del vertido significaría el fin del problema ya que «los más de 700 millones de litros de petróleo que se han derramado en el golfo de México siguen poniendo en peligro la vida salvaje y los ecosistemas marinos de la zona y afectando gravemente al sector pesquero de la región».

- Advertisement -

   Según la organización ecologista, BP ha cometido muchos errores entre los que destaca la asignación de recursos insuficientes para solucionar este problema y la falta de transparencia, ocultando información o impidiendo el acceso a la zona de periodistas y de la sociedad civil.

   Durante la expedición, cuyo objetivo último es que «el mundo en general conozca el alcance real de esta tragedia ambiental», el ‘Arctic Sunrise’ hospedará a científicos independientes de diferentes disciplinas que identificarán la vida marina en la zona y valorarán las consecuencias del vertido en su desarrollo, mediante el monitoreo de mamíferos marinos, tortugas, peces y aves marinas, así como a través de la observación de bioindicadores de la contaminación como las esponjas marinas que, por ser organismos filtradores de grandes cantidades de agua, son útiles para analizar los efectos subletales del petróleo y los dispersantes.

   Por último, Greenpeace hizo un llamamiento a que se prohíba «la perforación en aguas profundas y la exploración de cualquier otra vía no convencional de obtención de petróleo como las explotaciones en el Artico o las arenas bituminosas, por sus elevados riesgos»; que se deje de «subvencionar a los combustibles fósiles, como acordaron los miembros del G8 reunidos en Pittsburg el año pasado, entre los que estaba España»; que se reinviertan «los fondos anteriores en la promoción de las energías renovables» y que se establezcan «políticas públicas que estimulen una revolución energética basada en energías limpias, la única forma de luchar eficazmente contra el cambio climático».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés