Conoce el bioplástico concebido por cientificos valencianos

El equipo València/Biocampus, de la Universitat de València (UV), ha obtenido en Boston (Estados Unidos) el premio a la mejor Nueva Aplicación en Biotecnología para el proyecto ‘Wormboys’, que establece una relación simbiótica artificial entre bacterias y gusanos, que quiere mejorar los procesos biotecnológicos y facilitar la producción de bioplástico.

   El galardón se ha conseguido en la final del concurso de biología sintética iGEM (International Genetically Engineered Machine), promovido por el Massachussets Institute Tecnhology (MIT). Han participado un total de 73 equipos de todo el mundo, destaca la institución académica en un comunicado.

   Los jóvenes investigadores han usado el nombre de ‘wormboys’ como analogía con ‘cowboys’, porque han demostrado que unas bacterias modificadas genéticamente son capaces de formar un biofilm encima del gusano y moverse así velozmente encima del nematodo Caenorhabditis elegans. Por otra parte, también se han modificado las bacterias de las que se alimenta el gusano y que hacen que el gusano modifique su comportamiento y se agrupe con otros gusanos, explican desde la Universitat.

   El equipo galardonado ha sido liderado por Manel Porcar, investigador del Institut Cavanilles de Biodiversitat y Biologia Evolutiva de la Universitat de València. La representación institucional en Boston ha estado a cargo de la vicerrectora de Sostenibilitat, Campus i Planificació, Clara Martínez Fuentes. En la edición 2013 del concurso iGEM la mayoría de los premios han sido acaparados por equipos europeos.

   La Universitat de València ha conseguido el premio dentro de la categoría de nuevas aplicaciones compitiendo con universidades como Stanford, Otawwa, Hong-Kong o las universidades politécnicas de Lausanne y Eindhoven.

ÉXITO PESE A MENOR FINANCIACIÓN

   Manel Porcar ha declarado que «la satisfacción del premio es doble porque el éxito de los estudiantes se ha conseguido con una financiación muy inferior a la que tienen estas grandes universidades».

   Con todo, Porcar ha agradecido «el apoyo incondicional» de la Universitat de València y la empresa biotecnológica Biópolis SL, radicada en el Parc Científic de la Universitat de València. Ambas entidades firmaron un convenio de colaboración el pasado mes de mayo para la promoción de las vocaciones científicas.

   El proyecto València/Biocampus también ha contado con el apoyo del consorcio VLC/Campus Valencia International Campus of Excellence, Campus Sostenible de la Universitat de València, el projecto europeo de biologia sintética ST-Flow, la Escuela Tècnica Superior d’Enginyeria (ETSE-UV), la Càtedra de Divulgació de la Ciència UCC+i de la Universitat de València, el Col·legi Major Rector Peset y la Fundació General de la Universitat de València.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés

Vertidos de la mina de Loreñe

¿Plásticos naturales?

El plástico acidifica el océano