El chapapote salpica a la credibilidad española

La reciente sentencia del caso Prestige no puede dejarnos indiferentes. Once años después de una de las mayores tragedias ambientales que han ocurrido en España, los tribunales han decidido exculpar a los acusados, generando así una sensación de impunidad en delitos ambientales alejada no sólo del espíritu de la legislación ambiental española y europea, sino también del sentido ético y del derecho a un medio ambiente adecuado, consagrado en nuestro ordenamiento jurídico.

La sentencia arroja una sombra sobre la tan nombrada «marca España», cuya credibilidad se verá más cuestionada con decisiones como esta. Así lo demuestra la reacción de la prensa internacional, que se hace eco, con tono de escándalo, de la decisión judicial.

Por otro lado, es difícil explicar la necesidad de respetar el derecho ambiental y de asumir compromisos de sostenibilidad a la empresas, organizaciones y a la ciudadanía en general, cuando el mayor escándalo ambiental en España queda impune.

Si de verdad creemos que el medio ambiente debe protegerse y que la sostenibilidad es cuestión de todos, la justicia debería predicar con el ejemplo y dar muestra de mayor responsabilidad.

- Advertisement -

Desde ECODES esperamos que la vía judicial siga con los correspondientes recursos y mostramos nuestra solidaridad con los afectados directos, y con los indirectos, que somos todos.

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés