Vic será la primera gran ciudad de Catalunya que hará recogida selectiva puerta a puerta

Vic se convertirá en la primera gran ciudad de Cataluña que apuesta por el sistema de recogida selectiva de residuos puerta a puerta. La medida ha recibido los votos a favor de todos los partidos representados en el Ayuntamiento, excepto PxC.

Aunque no se han acordado aún los plazos ni los detalles de la gestión, Vic ha acordado llevar adelante el sistema de recogida selectiva puerta a puerta para todas las fracciones y situarlo «como proyecto fundamental y prioritario» para la ciudad. La recogida selectiva en Osona y Vic ya hace años que se sitúa por encima de la media catalana ( 39%) . Del volumen de residuos que genera Vic, el 48 % va a recogida selectiva, mientras que el 52 % restante, se lleva al vertedero de Orís. Pero, según asegura el propio consistorio, los resultados de la recogida selectiva se mantienen sin mejorar desde hace 5 años, a pesar de las campañas y acciones de mejora que se llevan a cabo en este sentido.

Alcanzar el 80% de recogida selectiva
Desde octubre de 2010 se han llevado a cabo diferentes estudios detallados para evaluar las posibles mejoras. La conclusión ha llevado, inequívocamente, a que la mejor opción pasa por implantar una recogida puerta a puerta en toda la ciudad.

El último estudio de detalle, que analiza la viabilidad técnica y económica del proyecto, concluye afirmativamente los dos aspectos. Los objetivos de recogida selectiva que se podrían alcanzar son del orden de entre el 70% y el 80% y se llevaría a cabo para todas las fracciones y en toda la ciudad.

Todos los partidos del consistorio, a excepción de Plataforma por Cataluña, han apoyado la propuesta. Para el concejal de SI, Ivan Lapeira, «se tardará más o tardará menos pero la ciudad tiene que ir hacia el camino de la recogida selectiva vía puerta a puerta». Según el regidor, si no se hace ahora, se deberá invertir en camiones y contenedores, ya que éstos están a punto de terminar la vida útil, y tampoco se disfrutará de la complicidad y de las ayudas que aportarán la Generalitat y la Diputación de Barcelona para sacarlo adelante. La propuesta, según Lapeira, es «arriesgada», pero «muy valiente».

La responsabilidad, una cuestión también del ciudadano
Desde ICV EUiA, Xavier Tornafoch, señaló que a medio plazo, este es el único sistema que garantiza la sostenibilidad. Además, añadió que a pesar de ser conscientes de los dolores de cabeza iniciales que puede conllevar la medida, «pedimos a los ciudadanos una responsabilidad compartida para tener una ciudad más limpia».

En este mismo sentido se ha expresado el alcalde de la ciudad, Josep Maria Vila d’Abadal, quien ha destacado la importancia de la medida porque introduce la necesidad de que el ciudadano colabore en la gestión de los residuos que genera, » haciéndolo corresponsable».

Calendario y modelo de gestión a debate a partir de ahora
A partir de ahora los grupos políticos constituirán una comisión para discutir la propuesta y elaborar un plan estratégico que permita desarrollar el puerta a puerta y sacarlo adelante. La calendarización de la implementación del nuevo sistema y cuáles serán los detalles, como por ejemplo cuáles serán los horarios de recogida o los días que se deberá bajar cada fracción, se determinarán en esta comisión.

Por su parte, Vila d’Abadal ha expresado el deseo de que el resto del país siga a Vic en el camino para hacer las ciudades más sostenibles, y luchar contra el cambio climático, pero ha augurado que la empresa no será fácil, «ya que pide un alto grado de compromiso».

Argumentos de eficiencia
El 52% de basura que genera la ciudad se tira directamente al vertedero de Orís. La tasa de entrada al vertedero genera unos costes considerables, ya que hay un canon a pagar por cada tonelada que se tira. Desde 2007, este canon ha ido creciendo hasta un precio que se sitúa este 2014 en los 15,80 euros, según incluye el nuevo Plan de Residuos de la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC). Esta tendencia al alza viene dada por el objetivo de la administración de aproximarse a los niveles europeos, donde la media se sitúa entre los 50 y 65 euros por tonelada.

En el caso de toda la basura de Vic que se envía al vertedero, hay una gran parte que es materia orgánica, que es la que crea más lixiviados y tiene unos elevados costes de tratamiento. La penalización que se paga para llevar esta basura a un vertedero en lugar de la planta de compostaje «es demasiado alto», apuntó el concejal de Servicios, Toni Serrat. Por este motivo, el consistorio de Vic apuesta por el sistema de recogida puerta a puerta, «con argumentos ecológicos y de sostenibilidad, pero también económicos», ya que «si el Ayuntamiento lleva una tonelada de materia orgánica a la planta de compostaje consigue un bonificación de 30 euros».

El coste de implementación del sistema de recogida puerta a puerta en Vic sería de 710.000 euros, que incluiría, entre otras, la compra del material y el plan de comunicación. Además, según los datos del consistorio, el nuevo sistema generaría siete puestos de trabajo más, pasando de los 18 actuales a los 25.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés