La ampliación de la escombrera de Cobre las Cruces ‘imparable’

La Delegación Territorial de Economía, innovación, Ciencia y Empleo de Sevilla ha convocado para el día 26 de febrero, en el Ayuntamiento de Salteras, a dos sociedades propietarias de terrenos afectados por la ‘Modificado del Plan Especial de Actuación Minera Las Cruces’, correspondiente al complejo que, en suelos de Gerena, Guillena y Salteras, explota la compañía ‘Cobre las Cruces’. Esta modificación del plan especial relativo al complejo minero tiene por objeto la ampliación de la escombrera sur de la mina, gracias a la incorporación de seis fincas de Salteras, y estas empresas han sido convocadas con motivo de la «expropiación forzosa» de tales fincas.

   En concreto, y según la documentación oficial recogida por Europa Press, fue el pasado 6 de noviembre de 2013 cuando la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo dio su visto bueno a la aprobación definitiva de esta modificación del Plan Especial de Actuación Minera aprobado allá por 2005, al objeto de permitir, ordenar y planificar, el crecimiento de la escombrera sur gracias a la incorporación de seis fincas de Salteras y por motivos «de seguridad minera». Y es que «se calcula que se tendrán que depositar aproximadamente tres millones de metros cúbicos de estériles inertes o margas en la escombrera sur».

   La resolución de la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo surge precisamente después de que la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente emitiese una declaración de impacto ambiental favorable sobre esta ampliación de la escombrera sur del complejo minero, explotado por la compañía ‘Cobre las Cruces’, filial de la multinacional canadiense ‘First Quantum’.

DIA FAVORABLE

   A través de una resolución firmada el pasado 10 de octubre por el delegado territorial de dicha Consejería en Sevilla, Francisco Gallardo, fallecido recientemente, la Administración andaluza emite una declaración de impacto ambiental favorable sobre la ampliación de la escombrera sur del complejo, detallando que la operación implica una «modificación de la vía pecuaria» Cordel de Conti a la Ramira, así como una modificación del camino rural Camino del Arroyo Molinos.

   La declaración de impacto ambiental, de cualquier modo, dictamina de forma «favorable» sobre la ampliación de la escombrera sur del recinto minero, estableciendo para la operación una serie de condicionantes en materia de prevención ambiental y gestión de los residuos generados por los trabajos, detectando que el crecimiento de la escombrera podría afectar a dos yacimientos arqueológicos situados entre los Molinos y Garnacha y determinando, a tal efecto, las debidas cautelas en materia de protección del patrimonio histórico.

PESO ECONÓMICO Y VERTIENTE MEDIOAMBIENTAL

   Este complejo minero a cielo abierto, como es sabido, constituye todo un revulsivo económico para la comarca de Gerena, Salteras y Guillena. Pero al mismo tiempo, suscita fuertes críticas y no pocos conflictos con los colectivos ecologistas a cuenta del impacto de la actividad minera en esta zona de la provincia de Sevilla. Un exdirectivo y dos miembros de la cúpula de la empresa serán juzgados por delitos contra el medio ambiente y de daños continuados a cuenta de las incidencias elevadas por Ecologistas en Acción a la Fiscalía, que interpuso su propia denuncia.

   Y es que la vega del río Guadiamar y los municipios sevillanos de la denominada Faja Pirítica, como se recordará, están marcados por la catástrofe medioambiental derivada de la ruptura de la balsa de lodos tóxicos de la mina que la antigua Boliden-Andaluza de Piritas S.A. (Apirsa) explotaba en Aznalcóllar, un municipio que solo dista unos kilómetros de distancia de Gerena.

   La iniciativa de la Junta de Andalucía de ofertar al sector minero internacional la reapertura de la mina de Aznalcóllar, de hecho, ha devuelto al debate público los pro y los contra de la minería en un contexto marcado por la imperiosa necesidad de crear estímulos económicos y puestos de trabajo y la inolvidable obligación de proteger el frágil medio ambiente. Las autoridades de Aznalcóllar, en ese sentido, apuestan por la reapertura de la mina, si bien los colectivos ecologistas han anunciado todo un frente común contra esta iniciativa.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés