Carnavales, la gran oportunidad para la reutilización y el reciclaje

Los carnavales constituyen una excelente ocasión para la fiesta y la diversión, pero también para la reutilización y el reciclaje, y, por tanto, para la ecología.

En esta época del año sale de los cajones de nuestras casas todo aquello que se ha quedado desfasado, viejo o que simplemente no usamos porque no nos gusta o no tiene aparente utilidad. Es el momento de recuperar el bolso de la abuela, el traje de novia de tu madre, el buzo de tu tío o el uniforme de cuando tu padre hizo el servicio militar. Con todos estos materiales, y con una buena dosis de imaginación, podremos fabricar el disfraz perfecto para estas fechas.

Pero si no quieres revolver en los desvanes y armarios, con tan solo unos cartones, papeles, bolsas plásticas, pegamento y tijeras, el triunfo está asegurado.

La red nos inunda estos días con pequeños y sencillos trucos para unirnos a estas celebraciones de una forma sostenible, haciendo posible que nuestro “atuendo” no pase desapercibido.

- Advertisement -

CON CARTÓN, PAPEL Y BOLSAS DE BASURA

Si nos atrae ser gladiadores por un día, solo necesitamos tiras de papel de periódico mojadas en cola, un globo, que adquirirá la condición de casco, una escoba, que actuará como plumero, y un trozo de cartón forrado con papel maché para montar el escudo. Unas espinilleras de fútbol serán los complementos ideales.

Y si lo que queremos es ir de bomberos, precisaremos únicamente una caja de cartón que pintaremos de rojo, como si fuese el camión del servicio, unas cintas para sujetarla, un chubasquero y un casco.

¿Que preferimos ser una avioneta? Pues pintamos la caja de color azul, menos una de las solapas, que hará de ventanilla. Las laterales servirán como alas, y para las hélices, un par de cartones alargados forrados de papel de aluminio. En el centro, un círculo de color rojo, y a volar.

Para parecernos a una abeja, solo necesitamos unas bolsas de basura negras y unas cartulinas de color amarillo. Acoplamos unas alas, también amarillas, de algún disfraz de hada reutilizado o bien elaboradas con cartulina de este mismo color, y listo.

Y para vestirnos como un payaso, únicamente debemos contar con bolsas de basura de colores, a partir de las cuales haremos grandes lazos, que complementaremos con conos de cartulina, a través de los cuales obtendremos los gorros, y una huevera de cartón pintada de rojo, que será la nariz. Así de sencillo.

http://www.sogama.es/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés