Diez medidas ‘vitales’ de comercio justo para el 20-D

Las propuestas de la organización incluyen un enfoque estratégico desde tres perspectivas: cambios en la legislación, concienciación ciudadana y orientación de la política exterios.

La Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ) ha remitido a los partidos una batería de diez medidas para que las incluyan en sus programas electorales, con el fin de avanzar en la próxima legislatura hacia un modelo económico y de consumo que sea «más humano» y «más sostenible».

Las propuestas de la organización incluyen un enfoque estratégico desde tres perspectivas: cambios en la legislación, concienciación ciudadana y orientación de la política exterios.

Así, en lo referente a la legislación, CECJ propone modificar la ley de contratos del sector público que está actualmente en trámite para que las administraciones públicas «tengan en cuenta los aspectos sociales y medioambientales, y no únicamente el precio» en sus compras y procesos de contratación. Además, piden que se extienda la apuesta por el Comercio Justo al consumo interno en los servicios que ofrecen las instituciones públicas a través de sus sedes (cafeterías, restaurantes, máquinas de vending…).

En esta misma línea, las propuestas incluyen modificar la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social para que haga mención explícita al Comercio Justo como área de trabajo para fomentar la economía social y que se contemple este área en la agenda de la política estatal como instrumento para luchar contra la pobreza.

En lo referente a la concienciación de la ciudadanía sobre el consumo responsable y el comercio justo, piden comenzar por modificar la fiscalidad de los productos y servicios elaborados bajo criterios de justicia social y respeto al medio ambiente, así como apoyar desde las administraciones la difusión de las actividades de información, educación y sensibilización en esta materia. Igualmente, señalan la necesidad de dirigirse a los niños en las escuelas para «fomentar la educación como ciudadanos críticos y responsables».

Por último, desde el punto de vista de la política exterior y la cooperación, CECJ pide a los partidos, en primer lugar, que se «equilibren los intereses comerciales» del país con el respeto a los Derechos Humanos, los derechos laborales y el respeto al medio ambiente.

En este sentido, proponen también aprovechar la infraestructura e influencia de las embajadas de España y las delegaciones de la Unión Europea para la promoción del Comercio Justo, con «una propuesta concreta y participada por el movimiento del Comercio Justo en el Estado» y promocionar acuerdos bilaterales entre países que tengan por objetivo el desarrollo del Comercio Justo y la Economía Solidaria.

«Nuestro modelo ha demostrado que puede realmente cambiar las cosas y permitir a las y los productores construir organizaciones fuertes, democráticas, negocios productivos y lugares de trabajo más justos –aseguran los responsables de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo–. El acceso a los mercados, los precios mínimos y unas relaciones comerciales más equitativas, suprimen la incertidumbre de mercados de materias primas volátiles, permitiendo a los productores planificar su futuro y atraer inversiones».

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Otras noticias de interés