Iniciativa del Ayuntamiento de Montoro (Córdoba), implementan señales de precaución por linces en la unión entre los núcleos de Jaén y Córdoba

Por este enclave, muy habitado, discurren numerosos caminos y carreteras muy transitados por vehículos.

El Ayuntamiento de Montoro (Córdoba) ha tomado la novedosa iniciativa, dado el significativo número de casos de atropellos de ejemplares de lince ibérico existentes en las carreteras andaluzas, de instalar señales de precaución en la zona de conexión entre las poblaciones linceras de Guadalmellato y Cardeña/Andújar, donde el tránsito de estos animales es cada vez más constante.

De hecho, según los datos del programa LIFE+Iberlince, consultados por Europa Press, desde hace dos años se han asentado cuatro hembras reproductoras en este entorno. Se puede considerar, en este sentido, que esta zona es una avanzadilla de dichas poblaciones, pudiendo admitir que en un futuro no muy lejano conformen una metapoblación.

Por este enclave, muy habitado, discurren numerosos caminos y carreteras muy transitados por vehículos. Son frecuentes los avisos de vecinos de las localidades cordobesas de Montoro y Villa del Río, así como de Marmolejo (Jaén), de avistamientos de linces cruzando por estas vías.

Informado por el proyecto LIFE+Iberlince de los movimientos de linces en su término municipal, Montoro, adelantándose al problema, se comprometió a instalar señales de advertencia de peligro de atropello de lince en los caminos de su competencia que se consideren de más riesgo.

En los últimos meses, así, ya se han colocado una decena de señales en la parte más céntrica, estando previsto extender la señalización hacia el este y oeste, por el entorno de los embalses de Arenoso y Yeguas. Dicha iniciativa ayudará a allanar los pasos del lince a lo largo de su término municipal.

INTERVENCIÓN EN CARRETERAS

En cuanto a intervención en carreteras, por otra parte, recientemente trascendía que el Ministerio de Fomento ya ha iniciado los proyectos de intervención en tramos de las carreteras A-4 –a su paso por Bailén (Jaén)– y N-420 –en su trazado Cardeña-Montoro (Córdoba)– al objeto de propiciar la instauración de nuevas infraestructuras que eviten el atropello en estas zonas.

Así lo comunicó en el marco de una reunión la Secretaría General de Infraestructuras de Fomento a la asociación conservacionista WWF: en dicho encuentro se repasaron las actuaciones ya encaminadas y se valoraron los siguientes pasos a seguir, dentro de un contexto «complicado» desde el punto de vista político-administrativo.

Concretamente, respecto a la A-4 se trabaja para la habilitación de un paso de fauna, así como para las actuaciones de mantenimiento propias de una autovía «vieja», mientras que en la N-420 la situación es «más complicada» al no haber obligación en una vía nacional de vallado, como sí ocurre en las autovías. En esta carretera se sopesan soluciones «mixtas» que van desde el desbroce de los márgenes hasta la mejora de algunas zonas de drenaje, vallado o, igualmente, la instalación de un paso de fauna, según subrayaba a Europa Press el responsable del programa de conservación de especies en España, Luis Suárez.

Suárez también dio cuenta de que la administración sigue realizando de forma continua actuaciones de menor envergadura, así como también planea hacerlo en algunos puntos solicitados por los ecologistas en algunas de las zonas de reintroducción del lince.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés