Por qué no nos cuentan en qué se está gastando el agua

Desde PACMA trabajamos para instar al Gobierno y a todas las Comunidades Autónomas a impulsar las medidas que se recomiendan desde los organismos internacionales para frenar la sequía, informando a los ciudadanos y haciéndoles conscientes de su enorme responsabilidad como consumidores. Sin olvidar, como el resto de partidos, el terrible impacto que los macroproyectos ganaderos están ocasionando en nuestros acuíferos. La vida del planeta, nuestra salud y el bienestar de los animales están en juego. Más aún si tenemos en cuenta que:

 

  • Los embalses en España están por debajo del 37% de su capacidad.
  • El 63% de los municipios gallegos están en alerta por sequía.
  • En decenas de pueblos de Toledo está restringida el agua a 200 litros por día y vivienda.
  • El año 2017 está entre los tres más cálidos de toda la serie histórica. El anterior más caluroso fue 2016.
  • El nacimiento del río Duero está seco.
  • Los agricultores murcianos se marchan a otras provincias porque allí ya no hay agua.

 

Ante esta situación sin precedentes, nos preguntamos por qué nadie nos cuenta el principal motivo que provoca esta sequía y las altísimas temperaturas. Y, sobre todo, por qué nadie nos cuenta que el consumo doméstico de agua apenas supone el 15% del total.

- Advertisement -

¿En qué se gasta el agua?

En el cultivo de forraje y cereales para la alimentación de animales de granja utilizados para la producción de carne y lácteos, y en el mantenimiento de las explotaciones industriales en las que permanecen encerrados estos millones de animales.

Según datos que ofrece la ONU, el 70% del agua dulce del mundo se dedica a la producción de carne y lácteos, y el 38% de la superficie de la tierra se destina a esto mismo.

En datos prácticos, esto significa que el agua que se gasta en 100 duchas equivale a la que se necesita para la producción de un solo kilo de carne. Dicho de otra forma, dejando de comer un kilo de carne estaríamos ahorrando 15.000 litros de agua, que es la que se gasta en 100 duchas.

La situación es dramática y urgente. Requiere de un compromiso en la toma de decisiones que puedan revertir este drama.

La FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, urge a todos los gobiernos del mundo a que afronten el reto más importante de nuestro tiempo: asegurar una buena nutrición para todos y detener el cambio climático.

Para ello, recomienda reducir el consumo de carne y pescado y sustituirlos por proteínas vegetales a través de guías alimentarias donde se informe a los ciudadanos del elevado impacto ambiental de la carne, y de la necesidad de incluir en nuestro menú más productos de origen vegetal.

Es inadmisible que los partidos políticos en nuestro país y los principales medios de comunicación ignoren esta situación dramática, y en ningún caso adviertan de que el verdadero problema reside en elevadísimo consumo de agua necesario para producir carne y derivados.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés