Ceniza de hueso de oliva y escoria de altos hornos para fabricar cemento más sostenible

Tal y como manifestó Jordi Payá, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón (ICITECH) de la UPV, el proceso de fabricación es sencillo:  se muele el residuo de la combustión de los huesos de oliva y la escoria, se establece la dosis adecuada de cada componente y se mezcla todo con agua, obteniendo un cemento con buenas prestaciones mecánicas, ya que permite obtener resistencias suficientemente elevadas para su aplicación en la construcción, especialmente en prefabricados.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y de la Universidad Estadual Paulista (UNESP) de Brasil se han aliado para desarrollar un novedoso cemento conformado íntegramente por residuos: hueso de aceituna y escoria procedente de altos hornos, dando lugar a un material más sostenible que los cementos que se han venido utilizando en el ámbito de la construcción.

Tal y como manifestó Jordi Payá, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón (ICITECH) de la UPV, el proceso de fabricación es sencillo: se muele el residuo de la combustión de los huesos de oliva y la escoria, se establece la dosis adecuada de cada componente y se mezcla todo con agua, obteniendo un cemento con buenas prestaciones mecánicas, ya que permite obtener resistencias suficientemente elevadas para su aplicación en la construcción, especialmente en prefabricados.

Como novedades, los investigadores se refieren a la sustitución del reactivo químico de síntesis (con alto coste económico y medioambiental) por la ceniza de hueso de oliva, no requiriendo su preparación de altas temperaturas.

- Advertisement -

Se trata, por tanto, del primer ejemplo, a nivel mundial, de fabricación de un cemento de activación alcalina en el que únicamente se utilizan materiales procedentes de residuos. El reto reside ahora en mejorar la formulación para que este cemento logre unas mayores prestaciones mecánicas, estudiando igualmente su durabilidad y opciones de aplicación.

Payá insistió en que la baja huella de carbono constituye una de las principales características de este cemento singular, siendo su impacto, en términos de efecto invernadero, muy inferior si se compara con los cementos utilizados en la actualidad.

Además de todo ello, este trabajo, que ha sido publicado en la revista Materials Letters, abre una nueva vía de negocio para el aprovechamiento y valorización energética de una biomasa como es el caso de los huesos de aceituna y residuos de altos hornos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés