Europa perpetua la sobrepesca

Así, Oceana valora que hay ciertos avances para recuperar las pesquerías, porque los ministros de Pesca de la UE han aumentado el número de stocks gestionados de forma sostenible, de 44 a 53 especies.

Organizaciones de conservación marina han lamentado las cuotas pesqueras con visión «cortoplacista» aprobadas esta madrugada por la Unión Europea a la que acusa de haber optado por «perpetuar la sobrepesca» en el Atlántico y el Mar del Nortedurante el próximo año y advierten de que queda poco tiempo para revertir la situación.

Así, Oceana valora que hay ciertos avances para recuperar las pesquerías, porque los ministros de Pesca de la UE han aumentado el número de stocks gestionados de forma sostenible, de 44 a 53 especies.

Sin embargo, advierten de que esta cantidad «ni detendrá la sobrepresca en la UE ni devolverá a niveles saludables a las poblaciones de peces», como exige la Política Pesquera Común con fecha límite de 2020.

- Advertisement -

Por ello, lamenta que los intereses cortoplacistas del sector han vencido a la conservación marina. La decisión de los Veintiocho se basa en la propuesta anual de la Comisión Europea e incluye especiie de interés comercial como bacalao, merluza, rape, cigala, lenguado, eglefino y jurel.

El director ejecutivo de Oceana Lasse Gustavsson ha destacado que los ministros europeos han avanzado «con moderación» ya que han pasado de fijar límites de capturas sostenibles de 44 stocks en 2017 a 53 para 2018, pero advierte de que «se está acabando el tiempo» y asegura que «esta cifra continúa siendo muy baja».

«El progreso conseguido hasta ahora es insuficiente de cara a cumplir con su obligación de detener la sobrepesca en todos los stocks pesqueros de la UE en 2020», ha asegurado.

A este respecto, recientemente la ONG publicó un estudio que demostraba los beneficios económicos y sociales que supondría frenar el declive de las poblaciones de peces y devolverlas a niveles sostenibles.

Entre sus conclusiones, afirmaba que el PIB europeo podría aumentar en casi 5.000 millones de euros y que se crearían 92.000 empleos a tiempo completo en el sector pesquero e industrias afines. Si bien, un reciente informe de la Comisión Europea admitió que solo 14 stocks atlánticos cumplen con los objetivos de la Política Pesquera Común pese al compromiso europeo de detener la sobrepesca en todos los stocks en 2020.

Para el responsable de pesquerías atlánticas de Oceana en Europa, Javier López, ha valorado en declaraciones a Europa Press que poco a poco la UE va «retomando la senda de la sostenibilidad» porque se ha pasado de 44 a 53 especies con gestión pero «la cifra es aún insuficiente» para terminar con la sobrepesca, ya que de las 150 especies, solo 53 tienen unas cuotas de gestión.

«La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, dice que son mejoras sustanciales. Yo no lo llamaría así. En muchos casos, España ha conseguido reducciones inferiores a las que pedía la Comisión en base a las recomendaciones científicas. Ahora hay que reducir la presión pesquera para que crezca y entonces poder pescar más y mejor», ha manifestado.

Por eso, ha instado a cumplir las recomendaciones y a mirar el impacto positivo en la flota a largo plazo frente a la amenaza del ecosistema marino actual. «La pesca debería ser una garantía de ecosistemas y capturas abundantes. Falta ser valientes y reducir las capturas en los casos necesarios», ha concluido.

Por su parte, el director de The Pew Charitable Trust, Andrew Clayton, considera que la extensión de las negociaciones, que han terminado a las 7.40 horas de este miércoles sugieren que el comisario Karmenu Vella ha trabajado «duro» para lograr compromisos de los ministros de Pesca para terminar con la sobrepesca.

Así, señala que el comunicado posterior al Consejo de Pesca indica que se han hecho «algunos progresos», pero denuncia que el acuerdo final aún incluye límites de captura superiores a las recomendaciones científicas. «Las medidas para proteger las especie en peligro crítico también han salido debilitadas», ha lamentado.

Desde Ecologistas en Acción y la Fundación ENT también califican de lentos los avances para acabar con la sobrepesca en Europa y critica asimismo que las cuotas de pesca fijadas son superiores a las recomendaciones científicas.

Además, critican también la falta de transparencia en la UE porque los ministros de Pesca «juegan con el futuro a puerta cerrada». La comisión ha anunciado que dos tercios de las poblaciones de peces estarán sujetas en 2018 a límites de pesca sostenibles, algo que para estas dos entidades es «poco avance» para acabar con la sobrepesca y consideran «claramente insuficiente» los compromisos alcanzados para algunas especies como la sardina o la anguila.

En un comunicado conjunto denuncian que estas decisiones se tomen a puerta cerrada y apuntan a España como uno de los países que «casi siempre puja por establecer límites de pesca por encima de los límites sostenibles recomendados por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar para un buen número de poblaciones.

Para la ecóloga marina de la Fundación ENT, Lydia Chaparro, es «imprescindible» que los ministros europeos sigan las recomendaciones científicas para establecer las oportunidades de pesca, si se quiere restablecer las poblaciones a niveles saludables antes de 2020, como obliga la UE.

ESPAÑA, PORTUGAL Y REINO UNIDO, POR ENCIMA DE LA CIENCIA

«Aunque es responsabilidad de cada uno de los Estados miembros acabar con la sobrepesca, España es uno de los países de la UE que ha establecido históricamente más límites de pesca por encima de las recomendaciones científicas», acusa Chaparro, igual que a Reino Unido y Portugal.

A su juicio, estas cuotas han disminuido en los últimos años pero el progreso en pos de acabar con la sobrepesca es «aún demasiado lento».

Para el responsable de pesca de Ecologistas en Acción, Eneko Aierbe, la flota de la UE podría «mejorar sustancialmente» sus beneficios económicos si la biomasa de todas las poblaciones explotadas se recuperara hasta alcanzar unos niveles sostenibles.

En todo caso, ha insistido en que si a nivel nacional se hiciese un reparto de las cuotas en base a criterios sociales y ambientales, «estos beneficios podrían además distribuirse de una manera mucho más justa entre las diferentes flotas y pesquerías».

En concreto, considera que la veda de pesca de 3 meses para la anguila, que está catalogada en peligro crítico, no permitirá recuperar su delicada situación y que para la sardina, que está clasificada en estado crítico en aguas atlánticas ibéricas, el consejo científico recomendaba el cierre de la pesquería. Sin embargo España y Portugal proponen un plan de gestión que no será revisado hasta enero.

«Este es un hecho preocupante, teniendo en cuenta que el plazo marcado en la PPC obliga a acabar con la sobrepesca en poco más de dos años. Antes de 2020, además, se ha de garantizar la cobertura total de la obligación de desembarque, por lo que los retos continúan siendo muy importantes», ha concluido.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés