Colonizar el mar por culpa de la inoperancia de los gobiernos

El proyecto del Seasteading Institute pretende construir ciudades flotantes.

Explorar nuevos mundos y novedosas formas de civilización siempre ha sido un objetivo del ser humano al largo de los siglos, donde se han introducido avances durante los años que ni siquiera nuestros antepasados podrían haber llegado a imaginar.

Ahora llega lo que podría ser el súmmum de la cuestión: construir ciudades flotantes en el mar como la solución libertaria óptima para la falta de innovación en los gobiernos.

Es lo que promociona el documental The Seasteaders que ahonda en el proyecto del Seasteading Institute (SI), presentado por la Casa Encendida, que tiene como directores a Jacob Hurwitz-Goodman y Daniel Keller y está respaldado por Silicon Valley.

- Advertisement -

Contextualizando, el origen de Seasteading Institute tiene lugar en 2008 cuando fue fundado por el empresario de Silicon Valley Wayne Gramlich y por el ingeniero de software de Google Patri Friedman (curiosamente nieto del Nobel de Economía Milton Friedman).

Entonces llamó la atención del multimillonario Peter Thiel, cofundador de Pay Pal, quien se convirtió en un importante inversionista.

El documental, que fue presentado en Madrid el pasado 9 de marzo pone el foco en una sociedad utópica, donde exista un mundo fluido, y los gobiernos sean elegidos en un mercado abierto. Además, donde el cambio climático traspase todo tipo de fronteras y pueda ser “hackeado”.

Los Seasteaders ven que en la sociedad actual existe unos gobiernos completamente incompetentes y opresivos, así que los Seasteaders proponen un futuro libertario de microgobiernos flotantes, donde los usuarios-ciudadanos pueden separarse y reunirse a voluntad y la ley se parece menos a las constituciones y más a los programas informáticos.

Sin duda, un hipotético futuro que daría que hablar.

Más que nada porque estas sociedades podrían utilizarse perfectamente para beneficiar a una minoría que elude la democracia representativa y favorece la evasión de impuestos.

La introducción de las nuevas tecnologías sería clave para hacer unos gobiernos más eficaces, eso sí, sin un factor humano ni una ley que regule todo.

Esta entelequia que vemos tan lejana y disparatada solo significa la gran transición entre dos etapas claras que estamos viviendo. Estamos dejando de lado una época para adentrarnos en un mundo global donde las tecnologías, lo eficaz y lo inmediato imperan.

En mi opinión este tipo de sociedad que imagina Seasteading Institute solo beneficiaría a las clases con una renta elevada con tal de no pagar tantos impuestos que en ciudad o a aquellos que se quieran olvidar de todo lo que pasa en la urbe.

Es una hipotética acción exclusiva que solo hace que disgregarnos más, sin ventajas más que para unos pocos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés