La Ortiga, nuestros criterios de compra de productos ecológicos son muy claros: local, andaluz y estatal

Aunque el consumo de productos ecológicos es minoritario, cada vez más personas consumen este tipo de alimentos, para cuya producción no se ha empleado ningún producto químico, por sus beneficios y por la justicia de un comercio que beneficia por igual a consumidores y productores.

Producción ecológica, agricultura familiar, campesina y local, basados en una relación de comercio justo, consumo responsable y respeto mutuo. Son las características de la cooperativa sevillana La Ortiga, que aúna a productores y consumidores para los que la calidad de los alimentos que ingerimos es lo más importante. Hemos hablado con ellos.

¿Cómo surgió el colectivo La Ortiga y con qué fines?

La iniciativa partió de un grupo de productores ecológicos de Sevilla y alrededores que decidieron favorecer el comercio de alimentos ecológicos en su zona cercana. Se unieron dos colectivos que necesitaban encontrarse: productores ecológicos sin salida comercial y consumidores ecológicos sin lugares donde abastecerse. Las primeras reuniones en Sevilla ocurrieron en otoño de 1992. El primer intercambio de mercancía ocurrió el 19 de enero de 1993. La demanda fue creciendo y en el verano de 1993 nos constituimos como asociación de productores y consumidores sin ánimo de lucro.

- Advertisement -

En el año 2001, el crecimiento de la asociación provocó el replanteamiento de algunas cosas, entre ellas, establecerse como cooperativa de consumidores. En el año 2008, en un intento de hacer la cooperativa más accesible desde fuera del centro, se monta una segunda tienda en Sevilla Este.

Los fines originales estaban enfocados sobre la producción ecológica, la agricultura familiar, campesina y local, basados en una relación de comercio justo, en resumen lo que normalmente se entiende como soberanía alimentaria. Por otro lado, a nivel del consumidor inculcando ideas de consumo responsable, junto con el consumo saludable de productos ecológicos y las ideas de respeto al productor con el comercio justo.

¿De cuántas personas se compone la cooperativa?

Somos aproximadamente unos 350 socios activos.

¿De dónde provienen los productos que vendéis desde las tiendas con las que cuenta la cooperativa?

Una parte importante (entre el 60 y el 80% dependiendo de la época del año) de los productos frescos viene de los socios productores. Otra parte viene de productores que no son socios y por último de distribuidores reconocidos de productos ecológicos.

Nuestros criterios de compra de productos ecológicos frescos son muy claros: primero local, segundo andaluz y, por último, estatal. Ninguno de nuestros productos frescos procede de fuera de la península ibérica. El fomento de las economías locales, de las producciones campesinas y profesionalizadas es parte de nuestra razón de ser.

Los productos ecológicos tienen un precio más alto. Por ello, ¿cómo está afectando la crisis a la producción y a la venta de productos ecológicos?

Efectivamente, la crisis también afecta a la cooperativa a nivel de ventas, lo que se traduce en pedidos más pequeños, que afecta a los productores. Nuestros precios pretenden ser justos para el consumidor, pero también para el productor.

Merece la pena destacar que, en contra de lo que suele pensarse, algunos productos ecológicos son más baratos que el convencional de otros establecimientos y que merece la pena que el comprador venga a comprobarlo con sus propios ojos. A pesar de la crisis, hay gente que aumenta su concienciación sobre la importancia de apoyar colectivos como La Ortiga.

¿Comercializáis todo tipo de alimentos?

Sí, aunque existen algunas salvedades, una de ellas es respecto a productos del mar, la cooperativa no tiene pescadería, no disponemos de pescado fresco y lo único que se vende es en conserva. Esto es debido en parte a la trazabilidad del pescado, es decir, es complejo conocer el origen del pescado y su método de pesca. Las otras salvedades están relacionadas con productos con los que no hemos encontrado a un productor ecológico, como sucede con la piña.

Pero no solo ponemos a la venta productos alimenticios, puesto que podrás encontrar artículos de limpieza, cosmética natural, y aseo personal.

¿Qué opináis de los alimentos modificados genéticamente?

La cooperativa pertenece a la PALT, la Plataforma Andaluza Libre de Transgénicos, cuyo título se explica por sí solo. Pero por desarrollar un poco la respuesta, los OMG (Organismo Modificado Genéticamente) no están exentos de riesgos para la salud, ningún científico puede probar que lo estén.* El hacer los OMG resistentes a productos químicos solo implica más contaminación medioambiental, más químicos para el cuerpo del consumidor, y la privatización de las semillas*.

Es más, la cooperativa pone en contacto a productores a través de la Red de Semillas para impulsar la biodiversidad, y la preservación de las variedades locales, completamente en contra de las políticas de las grandes industrias que buscan la explotación a través de monocultivos que no hacen más que empobrecer las zonas donde se cultivan. Los transgénicos no trabajan para alcanzar la soberanía alimentaria.

¿De qué forma contribuye La Ortiga al impulso de la economía local?

Una de las directivas de La Ortiga es precisamente la apuesta por la producción familiar y local. Puesto que no se dispone de todos los productos necesarios a nivel local, se va abriendo el área de compra de los productos. Solamente se adquieren alimentos procedentes de fuera de nuestras fronteras para alimentos transformados y siempre que no los encontremos de producción local.

¿Y al comercio justo?

La contribución al comercio justo es total, no se entiende la cooperativa sin este criterio, y es una de las directivas de la misma. Se empieza como se ha indicado anteriormente, con establecer los precios en acuerdo con los socios productores en reuniones. Fuera de estos productos solo se admiten productos de comercio justo, y es fácil de reconocer cuando muchas etiquetas tienen el sello Fair trade. En La Ortiga nos preocupan las condiciones laborales de las personas que producen lo que consumimos.

¿De qué forma desarrolla La Ortiga una economía alternativa y solidaria?

Efectivamente, La Ortiga es un proyecto de economía altermundista, que engloba algunos de los conceptos que ya hemos mencionado, asamblearismo, producción local y familiar, comercio justo, consumo responsable, etc., combinándolos y apostando por las otras alternativas éticas como la banca ética (FIARE, Triodos Bank, etc.) que ya estamos usando, energías renovables (Som Energía), bancos de tiempo y monedas sociales (PUMA, JARA, etc) que estamos en proceso de usar.

¿Cómo definiríais un consumo responsable?

En mi opinión, la clave del consumo responsable la da la teoría del decrecimiento con su lema “vivir mejor con menos”. Calcular tu huella ecológica, hídrica de carbono te sirve para entender que estás consumiendo más de lo que necesitas, mientras le estás robando recursos a alguien que realmente los necesita.

Sigue el movimiento slow, compra cerca de tu vivienda para poder desplazarte a pie o en bicicleta, lleva tus propias bolsas de tela porque… Por supuesto, compra productos ecológicos para no contribuir al deterioro del medioambiente y por tu propia salud, y realmente compra solo los que necesites para no contribuir a la generación de basura, repara o recicla todo lo que puedas.

http://www.canalsolidario.org/ – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés