Un sobresaliente para Marks & Spencer

Convencer a un gigante de la moda para que cambie la forma de producir su ropa no es tarea fácil. Pero armándose de hechos y del respaldo de seguidores como tú, estamos en condiciones de lograr el tipo de éxito que estamos anunciando.

La cadena de supermercados británica Mark & Spencer se ha comprometido a eliminar de aquí a 2020 todas las emisiones de sustancias químicas peligrosas que ahora vierten para elaborar sus productos textiles.

Esto no solo significa que M&S se une a otras grandes de la moda como H&M o C&A, que ya han aceptado el reto Detox de Greenpeace, sino que además lo hace marcando el ritmo. Como parte de su compromiso M&S ha dado un paso importante y eliminará todos los perfluorocarbonos (PFC) como muy tarde el 1 de julio 2016 y reconoce que este grupo de sustancias, que se utiliza como antimanchas y repelente de agua, es peligroso. Al ser una empresa que consume gran cantidad de estas sustancias, está enviando un mensaje claro a toda la industria, incluida la industria química: ha llegado el momento de eliminar este grupo de productos químicos.

Además, M&S ha reforzado la prohibición de APEO (una familia de sustancias químicas, algunas de las cuales están prohibidas en la UE), y se ha comprometido a establecer plazos para erradicar otras sustancias peligrosas prioritarias.

Pero no es todo, la empresa se ​​ha comprometido a ser más transparentes sobre los vertidos al agua que realizan sus proveedores e iniciarán este proceso de transparencia ofreciendo los datos de vertido de cinco de sus proveedores en China. Se trata de un importante proyecto piloto que se ampliará a todas las instalaciones en un futuro próximo, ya que tanto las personas que viven cerca de las fábricas como quienes utilizan las prendas de la marca tienen el derecho a conocer esta información.

M&S es la séptima empresa que realiza un compromiso creíble para “descontaminar” su cadena de suministro y sus productos textiles. Le precedieron Puma, Nike, Adidas, H&M, C&A y Li Ning. Es un buen comienzo, pero no es suficiente. Más empresas tienen que dar una respuesta ante la urgencia de la situación y adoptar medidas ambiciosas para liberar de la contaminación química tanto al mundo de la moda como a nuestras aguas.

Greenpeace hemos establecido una lista de 11 grupos químicos peligrosos que, de forma prioritaria pedimos a las marcas que eliminen de su producción, pero es sólo el principio. Se necesita hacer un gran trabajo para analizar las sustancias que se están utilizando en la industria textil, para identificar cuáles son peligrosas y sustituirlas por alternativas más seguras antes de que se pueda acabar totalmente con los vertidos. Es un gran esfuerzo, aunque no es ni mucho menos imposible.

Tenemos que actuar ahora. La industria textil está contaminando las aguas de todo el mundo con sustancias peligrosas, que persisten en el medio ambiente y que actúan provocando trastornos hormonales. Este sector trata los cursos de agua públicos como si se trataran de desagües privados. M&S ha demostrado lo rápido que también otras empresas grandes podrían actuar. Pidamos a estas marcas que salgan de su estancamiento y acepten el desafío Detox.

Actúa
Comparte esta historia para crear conciencia sobre este importante paso en la pasarela hacia una moda sin tóxicos.

Mándanos, via Instagram, tu foto para protagonizar el próximo video de campaña #PeoplePower y dinos qué marca crees que debería aceptar el desafío Detox

Martin Besieux  

http://www.greenpeace.org/ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Mesa de la Ciencia Pesquera

Qué es la resiliencia

Premio a la mejor receta sostenible