Cobre las Cruces un ‘mal sueño’ ambiental

La compañía minera ‘Cobre las Cruces’, que explota la mayor mina a cielo abierto de Europa en suelos de Gerena, Guillena y Salteras, ha elevado al Ayuntamiento de Gerena, gobernado por Margarita Gutiérrez (PSOE), un escrito avisando de que resulta «de imposible cumplimiento» la «medida cautelar» propuesta por la Administración local para suspender de manera «inmediata» la actividad de instalaciones como las calderas y tanques, el generador de emergencia, la planta de tratamiento de lodos o cinco balsas.

   El Ayuntamiento de Gerena, como se había informado, ha incoado contra ‘Cobre las Cruces’ un expediente administrativo en materia de disciplina urbanística, según informaban a Europa Press fuentes municipales. En este escenario, la directiva de la compañía, a través de Damien Michael Marantelli, ha elevado un escrito a la propia alcaldesa a cuenta de la «inaudita medida cautelar de suspensión del uso» de instalaciones como el taller, la sala eléctrica, el almacén, el control de acceso, la sala de control, el compresor, la caldera, el tanque, el tanque de agua, las plantas floculantes, el generador de emergencia, la planta de tratamiento de lodos y cinco balsas.

ORDEN «DE IMPOSIBLE CUMPLIMIENTO»

   En este escrito, sellado el pasado 22 de octubre por el registro del Ayuntamiento de Gerena y recogido por Europa Press, la empresa avisa de que «resulta de imposible cumplimiento la suspensión automática e inmediata del uso de determinados edificios e instalaciones», pues «no resulta posible precintar de forma automática una actividad industrial tan compleja». «La adopción de la medida cautelar propuesta resulta inviable de forma inminente», expone directamente la dirección de la mina, que además alerta de que la paralización «inmediata» de instalaciones como las calderas, el tanque o las salas floculantes, por ejemplo, podrían provocar «un tremendo riesgo para el medio ambiente y las personas», así como vertidos o «grandes episodios de contaminación».

   La empresa, en ese sentido, asume «toda la responsabilidad y consecuencias que se derivan de la no suspensión inmediata» porque «la única forma de asegurar la debida protección para la salud de las personas, el medio ambiente y los derechos e intereses de todos los potenciales afectados es precisamente evaluar las consecuencias de la misma con carácter previo a cualquier otra actuación». De tal manera, la empresa anuncia en este documento que elevará al Ayuntamiento un recurso de reposición para reclamar la suspensión de la mencionada medida cautelar.

PESO ECONÓMICO Y VERTIENTE MEDIOAMBIENTAL

   Este complejo minero a cielo abierto, como es sabido, constituye todo un revulsivo económico para la comarca porque da empleo a cientos de personas y genera múltiples contrataciones. Pero al mismo tiempo, ha despertado fuertes críticas de los colectivos ecologistas a cuenta del impacto de la actividad minera en esta zona de la provincia de Sevilla. Y es que la vega del río Guadiamar y los municipios sevillanos de la denominada Faja Pirítica, como se recordará, quedaron marcados por la catástrofe medioambiental derivada de la ruptura de la balsa de lodos tóxicos de la mina que la antigua Boliden-Andaluza de Piritas S.A. (Apirsa) explotaba en Aznalcóllar, un municipio que sólo dista unos kilómetros de Gerena.

   Además, el Juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla, cabe recordarlo, ha procesado a un exdirectivo y a dos directivos de ‘Cobre las Cruces’ por presuntos delitos de daños continuados y contra el medio ambiente después de que, en 2008, fuesen descubiertas unas 20 perforaciones no autorizadas en el acuífero Niebla-Posadas, explotado por la compañía minera para sus operaciones de extracción de cobre.

EL ACUÍFERO NIEBLA-POSADAS

   Estos hechos, sumados a la detracción no autorizada del caudal de este acuífero y el supuesto vertido de arsénico y otras sustancias contaminantes a este cauce hídrico, motivaron que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) suspendiera entonces la concesión administrativa otorgada a ‘Cobre las Cruces’, para el aprovechamiento de este acuífero en cuestión a través de un sistema de drenaje y reinyección de agua (SDR). La mina, no obstante, cuenta actualmente con un Plan Integral de Gestión de Aguas y ha recuperado la autorización correspondiente a la explotación del acuífero Niebla-Posadas, si bien las citadas diligencias judiciales siguen vivas y han sido ya transformadas en procedimiento abreviado.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Qué es la resiliencia

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil