España quiere prohibir el bunkering en Gibraltar

 

El Gobierno de Gibraltar ha tildado de «totalmente inaceptable» que España prohíba el ‘bunkering’ en una zona marítima de especial protección medioambiental que incluye las aguas que rodean el Peñón cuya soberanía reclama el Reino Unido.

   El ‘bunkering’ es una práctica habitual de cargar combustible en la bahía de Algeciras. Consiste en repostar directamente de barco a barco, con el consiguiente riesgo de que se produzcan vertidos.

   En un comunicado, el Ejecutivo de Fabian Picardo rechaza que España «pretenda legislar sobre lo que puede o no puede suceder en aguas británicas», algo que en su opinión no debe quedar «sin protesta».

   No obstante, Gibraltar asegura que el real decreto aprobado hoy por el Ejecutivo español por el que se declara zona especial de conservación el hábitat natural ‘Estrecho Oriental’, reconocido por la Comisión Europea, «no cambia» el hecho de que las aguas en torno a Gibraltar son de soberanía «británica».

   España no reconoce en cambio al Reino Unido más aguas que las del interior del puerto de Gibraltar, basándose en el Tratado de Utrech de 1713, por el que cedió a la Corona británica la ciudad y el castillo de Gibraltar, junto a su puerto, pero no así el istmo ni las aguas circundantes.

   El conflicto por el hábitat denominado ‘Estrecho Oriental’ radica en que engloba unas aguas que previamente Reino Unido había registrado ante la Comisión Europea con otro nombre. En la actualidad, la Comisión Europea reconoce la existencia de dos hábitat diferentes a Reino Unido y España, a efectos de protección medioambiental, en las mismas aguas en disputa.

   Picardo tendrá oportunidad de abordar este asunto el lunes próximo en Londres con el ministro británico para Europa, David Liddington.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Mesa de la Ciencia Pesquera

Qué es la resiliencia

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil