La agricultura ecológica es la mejor

Desde hace ya un tiempo lo ecológico y lo sostenible viene siendo criticado y atacado por varios sectores, desde los que defienden la existencia y proliferación de las macrogranjas, hasta los que propugnan el empleo de pesticidas.

Basta de mentir

En los últimos meses atacar la agricultura ecológica y a todo lo que no sea industrial, parece ser el nuevo ‘deporte de moda’. Según unos, los mercados se están derrumbando porque el consumidor no quiere productos tan saludables para su entorno y su salud y según otros la agricultura ecológica se ha perdido en una deriva industrializada. Por algo la última PAC no ha hecho mucho para apoyar a este modelo agrícola.

Sin embargo, la OMS no se cansa de decir que la carne, especialmente la que se produce de manera industrial es un probable agente cancerígeno, que los pesticidas son no solo perniciosos para los insectos y otros polinizadores, sino que puede provocar cáncer en las personas y que los azúcares industrializados son la antítesis de lo que hay que comer, para tener una buena salud.

Pero cada vez que se esgrime el argumento de que los azúcares son adictivos, engordan y no aportan nada bueno al cuerpo y/o que se ensalzan los alimentos ecológicos o la carne de producción sostenible y sin sufrimiento animal, aparece algún ‘iluminado’ diciendo que nos lo quieren prohibir todo.

Y no es así, ni mucho menos, pero como pesa más el modelo económico y las presiones de los sectores involucrados, que la salud, al final en todas partes se acaban por denigrar los alimentos ecológicos, cuando está bien claro que son perfectibles, pero que también constituyen la mejor opción a la hora de tener una dieta saludable y balanceada.

Exigente y eficaz

- Advertisement -

La agricultura ecológica es el modelo agrícola más exigente de Europa, en términos de salud, de protección a la biodiversidad y al medio ambiente y como herramienta de combate al cambio climático. Y existen certificadores privados que se ocupan de controlar que se cumplan todas las normativas vigentes.

Detrás de los alimentos ecológicos hay miles de agricultores que han hecho un gran esfuerzo económico y también de mentalidad, para reinventarse y cultivar sin necesidad de agroquímicos de ningún tipo y sin caer en la tentación de los OMG (organismos modificados genéticamente o productos transgénicos).

El ‘lado oscuro’

Las asociaciones ambientales y de protección animal, los médicos, los investigadores de la biodiversidad y muchísimos sectores más apoyan esta forma de agricultura. El problema es que lamentablemente sigue habiendo mala praxis, producto del engaño o del incumplimiento de las normativas, no de las etiquetas de alimentos ecológicos.

También el mercado de los alimentos ecológicos está expuesto a sufrir abusos. Ya sea porque directamente se recurre al fraude, porque se intente hacer greenwashing (disfrazar de ‘verde’ mediante etiquetado o publicidad engañosas, a productos que no son tales) o por que se procure eludir las reglas.

Ese es el motivo por el cual España sigue siendo uno de los mayores productores de alimentos ecológicos, pero se debe recurrir a exportarlos porque el mercado interno aún se muestra renuente a cambiarse a la alimentación natural, sana y no contaminante. Se habla mucho de sostenibilidad, pero estamos a años luz de ponerla en práctica.

Hace falta mucha más información acerca de qué son los alimentos ecológicos, cuáles son sus propiedades y beneficios, de promover su consumo con el fin de que el aumento de la demanda rebaje los costes y de dejar de defender posiciones indefendibles, como la de las macrogranjas, el abuso de antibióticos u hormonas o el empleo de pesticidas nocivos para la salud de todos lo seres vivos.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés